Acusa Colombia a falso pastor evangélico que usó “iglesia” para lavar dinero de narcos

Un juzgado de control de garantías legalizó las capturas de cuatro presuntos integrantes de la organización criminal “los Urabeños” o “clan Úsuga”, arrestados en Rionegro, Medellín, Turbo y Cali, al parecer, por lavar dinero a través de operaciones con una ONG de pastores cristianos.

Entre los procesados están Martha Cecilia Madrid Benjumea, alias “la Jefa” o “la Negra”, cuñada de Dairo Úsuga (“Otoniel”), el máximo jefe del “los Urabeños”.

La Fiscalía la señala de pertenecer a una estructura financiera de la banda, al mando de su hermana Blanca Madrid, detenida el pasado 3 de febrero.

Con “la Jefa” fue detenida su secretaria, Lady Johana Guzmán Soto (“Carolina”), implicada también en la presunta administración de bienes y propiedades del grupo ilegal.

El tercer implicado es el pastor cristiano Jorge Amado Mercedes Cedeño alias “pastor Jorge”, oriundo de República Dominicana y miembro de la Ong Organización Paz Colombiana (OPC).

Lavado de activos

Para el ente acusador, el religioso se prestaría para supuestas maniobras de lavado de activos de “los Urabeños”, presuntamente en asocio con Blanca Madrid, la esposa de “Otoniel”.

La investigación preliminar sugiere que el dominicano compraba bienes en el exterior con dinero de la mafia, haciéndolo pasar como contribuciones de la feligresía.

“La red de lavado de activos utilizaba testaferros, que permanentemente viajaban de Santo Domingo a Colombia para recoger el dinero y llevarlo a su país para cumplir con el propósito de legalizarlo”, recalcó la Dijín en su informe.

El último judicializado es Orlando Arce Ortiz (“el Obispo”), otro pastor cristiano y líder de OPC, quien, presuntamente, estaría brindando asesoría a la banda para el montaje de otra Ong que le permitiera blanquear dinero con la fachada de ayuda humanitaria.

“Esta operación hace parte de la ofensiva contra el “clan Úsuga”, que completa 100 días de ejecución. En la misma fueron decomisados tres computadores portátiles, 17 teléfonos móviles, cuatro memorias USB, dos discos duros, tres tabletas, una grabadora de voz y documentos de alto interés que describen los movimientos financieros de la organización criminal”, informó la Dijín.

Al cierre de esta edición las autoridades adelantaban las audiencias de imputación de cargos en el Palacio de Justicia.

El proceso judicial contra estas tres personas se inició en la noche del lunes y debió continuar a las 3:00 p.m. de ayer, ya que en la mañana no se pudo reanudar por una amenaza de bomba en el Palacio de Justicia, que resultó ser una falsa alarma.