Aumenta la persecución de cristianos en Cuba

Según un comunicado de Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en inglés), las violaciones a la libertad religiosa en Cuba siguieron aumentando en 2014. Este informe detalla 220 violaciones a lo largo del año.

Los líderes religiosos y grupos de todas las denominaciones de la isla reportaron problemas que van desde el acoso y las multas, a la confiscación y destrucción de los bienes eclesiásticos.

“Nos decepcionó pero no nos sorprendió ver otro aumento significativo de violaciones a la libertad religiosa en Cuba, ya que continúa la tendencia de los últimos cinco años”, dijo Mervyn Thomas, presidente ejecutivo de CSW.

“Las promesas gubernamentales de reforma no se han reflejado en la realidad sobre el terreno en Cuba. El gobierno de Raúl Castro sigue manteniendo un estricto control sobre la sociedad civil y los grupos religiosos no están exentos”, agregó.

Durante el 2014, CSW recibió informes regulares de acoso grave y reportes esporádicos de palizas violentas contra pastores protestantes y líderes laicos en diferentes partes del país.

El informe de la organización, señala que semana tras semana, decenas de mujeres afiliadas a un grupo cristiano conocido como Damas de Blanco, fueron violentamente arrastradas por agentes de seguridad del Estado para que dejaran de asistir a la iglesia los domingos. Muchas fueron golpeados en el proceso y la mayoría fueron detenidas arbitrariamente hasta después de la celebración de los servicios religiosos.

Los líderes de la iglesia también fueron objeto de detención arbitraria. El reverendo Mario Lleonart de la Convención Bautista del Oeste y su esposa Yoaxis Marcheco, fueron detenidos y presionados a firmar una orden previa de arresto, o Acta de Advertencia, en ocasiones separadas en 2014.

En noviembre, el reverendo Edi Yanela, un líder de una iglesia afiliada al Movimiento Apostólico en Santiago de Cuba, fue arbitrariamente detenido y encarcelado durante tres días.

“Es importante elogiar la valentía de muchos líderes religiosos en Cuba, y más de los que están hablando públicamente para denunciar tales violaciones y para pedir la libertad religiosa”, comentó Thomas.

CSW denuncia que el gobierno dio señales contradictorias en lo que respecta a los derechos de propiedad. En el transcurso del año, se dio a conocer el permiso oficial para la construcción de dos nuevas iglesias católicas en Santiago y en Pinar del Río. Sin embargo, otras denominaciones informaron continuas amenazas de confiscación o destrucción de su propiedad.

Una de las víctimas es la Iglesia Metodista de Cuba, a quien se le dio el permiso para construir una nueva iglesia en Ciego de Ávila en 2013, pero informó de amenazas del gobierno a mediados de 2014 para confiscar un edificio de la iglesia en Matanzas.

Por su parte, una iglesia del Movimiento Apostólico en Santiago, fue destruida por las fuerzas de seguridad del Estado en Julio.

Los grupos religiosos también continuaron quejándose de que el gobierno ignora o se niega a darles permisos absolutos para hacer reparaciones esenciales en edificios de las iglesias históricas, muchas de las cuales están en un estado de decadencia.

En septiembre, los líderes de la Iglesia Bautista Bethel en la ciudad de Vueltas hizo un llamamiento público para la atención a su caso. Desde 2006, la iglesia ha presentado numerosas solicitudes de permisos para hacer reparaciones en el edificio, pero éstos se les ha negado o ignorado. Otras congregaciones han tenido que cerrar sus puertas tras el mal estado de la infraestructura.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional y, en particular, al Reino Unido, la Unión Europea y el Gobierno de los Estados Unidos, de estar junto a estos valientes líderes, y sostener a Cuba para que dé cuenta sobre la libertad religiosa”, concluyó Thomas.