19 de Junio: Te Conoce Bien

Escucha:

“No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:8)

Piensa:

Dios se ocupa de nosotros de diversas maneras. En las diferentes etapas de la vida, enfrentamos toda clase de desafíos, pero no lo hacemos solos. Tal como dijo Cristo: “… vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:8).

En los momentos de necesidad, ya sea espiritual, emocional o física, podemos depender del fiel cuidado e interés de nuestro Padre. Él nos conoce tan bien que decide cuál es el momento perfecto para darnos lo mejor y para confirmarnos su protección. “… ni [un pajarillo] está olvidado delante de Dios. Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos” (Lucas 12:6-7).

Camina tranquilo y confiado, sabiendo que puedes confiar en la sabiduría de su amor.

Ora:

Señor, Gracias por cubrirme cada día con tu grandiosa provisión que no se agota ante ninguna de mis necesidades. Tu compañía que es mi mayor bien ante cualquier circunstancia, me permite caminar tranquilo, sabiendo que de Tu mano, mi victoria está garantizada. Amén.

Powered by WPeMatico

18 de Junio: Fuente de Ayuda

Escucha:

Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra. (Salmos 121:2)

Piensa:

Ya a los 20 años, Lygon Stevens, un experimentado montañista, había llegado a la cima de los montes McKinley y Rainier; de 4 cumbres de los Andes, en Ecuador; y de 39 de las montañas más altas de Colorado, en Estados Unidos. «Escalo porque me encantan las montañas —declaró—, y porque allí me encuentro con Dios». En enero de 2008, Lygon murió en una avalancha mientras escalaba un cerro junto con su hermano, el cual sobrevivió.

Cuando sus padres descubrieron sus diarios, quedaron profundamente conmovidos por su íntima relación espiritual con Cristo. Su madre señaló: «Lygon siempre brilló para su Señor, ya que vivía una comunión profunda y sincera con Él; algo que incluso algunos experimentados veteranos de la fe anhelan tener».

Tres días antes de la avalancha, mientras estaba en su tienda, Lygon escribió en su diario por última vez: «Dios es bueno, y tiene un plan para nuestra vida más grande y más bendecido que el que nosotros escogemos. Estoy tan agradecido por eso. Gracias, Señor, por traerme hasta aquí. Dejo el resto, mi futuro, en esas mismas manos y te doy gracias».

Lygon hizo propias las palabras del salmista: «Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra» (Salmo 121:2).

Ora:

Señor mío, sé que cuento con tu bendición y con tu protección en medio de las tribulaciones de la vida. Lléname de  Amor, paciencia y confianza. Amor a ti y al prójimo, paciencia ante las pruebas que no faltan, confianza en tu infinita misericordia. Amén.

Powered by WPeMatico

17 de Junio: Nuestro Divino Maestro

Escucha:

Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido. (1 Corintios 2:9-12)

Piensa:

Una de las razones por la que las personas, incluyendo a muchos creyentes, no leen la Biblia, es porque no pueden entenderla. Es de esperarse que ése sea el caso de aquellos que no conocen a Cristo, pero ¿por qué tantos creyentes no pueden comprender las verdades de las Sagradas Escrituras? Tal vez sea porque no han pedido ayuda a su divino Maestro. Una de las principales responsabilidades del Espíritu Santo es capacitar a los cristianos para que comprendan las cosas de Dios.

Al mirar a cristianos que saben más que nosotros, a veces pensamos: Nunca seré capaz de llegar a ese nivel. La cuestión, sin embargo, no es la cantidad de conocimiento que usted tiene ahora, sino si está creciendo en entendimiento. El Espíritu le enseñará lo que ustednecesite saber, no necesariamente lo que otros sepan. Porque Él quiere que seamos personas consagradas a Dios, nos dará la verdad suficiente cada día para transformar nuestras vidas. Él interpretará el significado y dará una aplicación diseñada específicamente para cada persona.

El propósito del Espíritu no es llenar su mente con información, sino llevarle a un nivel más profundo en su relación con el Señor. Él quiere que usted entienda la verdad, para que se enamore del Señor Jesús. Entonces anhelará pasar tiempo en su Palabra, con lo que llegará a conocerlo mejor.

Pero todos estos tesoros de la Biblia pueden permanecer fuera de su alcance si no le pide al Maestro que se los revele. Cada vez que lea su Biblia, pídale al Señor entendimiento. A quienes permiten que el Espíritu Santo les revele los pensamientos de Dios, les espera una maravillosa relación de amor con Cristo.

Ora:

Señor, abre mi entendimiento a las verdades gloriosas que encierran Tus Santas Escrituras, de manera que mi relación contigo sea más profunda y de mayores frutos cada día.

Powered by WPeMatico

16 de Junio: Poderosa Protección

Escucha:

Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová. (Isaías 54:17)

Piensa:

“Ninguna arma forjada contra usted podrá prosperar”. ¡Qué buenas noticias! Es grandioso saber que ninguna enfermedad, circunstancia o dificultad podrá contra usted.

Hace algunos años, a uno de nuestros amigos le hicieron una demanda judicial. Oramos juntos basados en ese versículo y nos pusimos de acuerdo que ese versículo sería la palabra final en esa situación, no las acusaciones contra él. Estuvimos firmes en la fe, confiando en que esa demanda no prosperaría contra él.

Efectivamente, cuando mi amigo fue al juzgado, los demandantes no pudieron prevalecer contra él. Él ganó ese pleito judicial no porque los abogados fueran muy listos, sino porque era inocente y porque había confiado en esa poderosa promesa de Dios.

Imite ese ejemplo. Ante cualquier ataque que reciba en algún aspecto de su vida, no se ponga a llorar con los brazos cruzados y a pedirle a Dios que lo rescate. Por el contrario fortalezca su confianza en Él y Abra la Biblia en Isaías 54:17. Recuerde lo que Dios le ha prometido. Válgase de esa promesa para fortalecerse contra el pecado y contra toda obra perversa que intente atarle.

No desperdicie la fuente de protección de Dios; póngala a trabajar en su vida. Ella es su herencia legítima como siervo del Señor.

Ora:

Señor, rehúso temerle a cualquier arma que pueda ser forjada contra mi y que intente derrumbare,  porque sé que de acuerdo con tu Palabra, no podrá prosperar contra mí. Confío en que Tú me protegerás, y desde ahora te doy gracias por la victoria. Amén.

Powered by WPeMatico

15 de Junio: No Pongas Condiciones

Escucha:

Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre. (Hebreos 6:10)

Piensa:

La mayoría de nosotros somos rápidos para decir que amamos a Dios, pero a veces nuestra disposición a servirle es otra historia. Piense sinceramente si alguna vez pensó o dijo: ¡Te amo, Señor, pero no me llames a hacer eso! O tal vez le sirvió, pero con una actitud incorrecta.¿Qué hace que seamos servidores renuentes?

Las ocupaciones: A veces, nuestras agendas están tan llenas, que no hay espacio para obedecer al Señor cuando nos llama a servir. Todos necesitamos tener “márgenes” de tiempo en nuestras vidas si queremos someternos a la voluntad de Dios.

El sentimiento de incompetencia. Quizás no se siente capacitado para servir, y piensa: Seguramente hay alguien con más talento que yo, que podría hacer ese trabajo. Pero eso es solo una excusa; el Señor promete equipar a quienes llama (2 Co 3.4-6).

El egoísmo. El servicio que implica un sacrificio nunca es cómodo. Puede exigir que cambiemos nuestros planes, renunciemos a nuestras comodidades, o incluso que hagamos sacrificios económicos.

La falta de amor. Lo que nos resulta más difícil de reconocer es que simplemente no nos importa lo suficiente. Nuestra renuencia a servir a otros revela una falta de amor al Señor. Quienes aman a Cristo con todo su corazón, le servirán con gozo ayudando a personas de su familia, su trabajo, su comunidad y su iglesia.

¿Es usted rápido para obedecer al Señor cuando surge una necesidad, o es un siervo renuente preocupado solo por sus propios planes y deseos? Cualquier servicio que haga en el nombre de Jesús no será en vano. Usted experimentará el gozo de dar, y la seguridad de que el Señor no olvidará su sacrificio.

Ora:

Señor, que las distracciones del mundo, no sean obstáculo para servirte y glorificarte. Dirige mis pasos, de manera que nunca me aleje de la voluntad que tienes para mí. Amén.

Powered by WPeMatico