30 de Mayo: Herencia Imperecedera

Escucha:

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacerpara una herencia incorruptible…reservada en los cielos para vosotros (1 Pedro 1:3-5)

Piensa:

Todos tenemos las necesidad fundamental de sentirnos seguros y protegidos. Pero cuando basamos nuestro sentido de seguridad en las cosas de este mundo, podemos esperar desilusión. Esto es particularmente cierto cuando se trata de nuestras finanzas. Estamos viviendo en tiempos muy inciertos de alto desempleo y de pensiones que se reducen cada vez más. Nuestro dinero puede escaparse rápidamente, no importa qué tan cuidadosamente lo protejamos. En tiempos así, necesitamos recordar el futuro que tenemos en la eternidad.

¿No es maravilloso saber que los cristianos tenemos una herencia en el cielo, que nunca se deprecia y que no puede ser robada? Nos fue dada cuando pusimos nuestra esperanza en Cristo, y nunca se nos quitará, porque está reservada y protegida para nosotros en el cielo. Algún día, cuando veamos a Jesús cara a cara, disfrutaremos de todas las riquezas de la gracia divina, y recibiremos nuestra plena herencia.

Pero, ¿sabía usted que cada día que vivimos en esta tierra tenemos la oportunidad de acrecentar esa herencia, invirtiendo en las cosas que el Señor valora y acredita a nuestra cuenta? A eso se refería el Señor Jesús cuando dijo: “Haceos tesoros en el cielo” (Mt 6.20). Cuando vivimos rectamente en obediencia a Dios, estamos acumulando buenas obras y aumentando nuestra herencia.

¿Está usted más preocupado por invertir en esta vida que en las riquezas eternas? Es fácil dejar que las exigencias y responsabilidades de cada día eclipsen la importancia de nuestra herencia eterna. Aparte tiempo cada día para reorientar su mente y su corazón, y comience así a guardar tesoros en el cielo.

Ora:

Señor, concédeme la disciplina para mantener mi mirada fija en la meta de Tus riquezas eternas y no de las distracciones que ofrece el mundo, de forma que pueda ser digno de recibir Tu herencia eterna.

Powered by WPeMatico

29 de Mayo: Simples Actos de Obediencia

Escucha:

Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. (Lucas 5:5-6)

Piensa:

Obedecer a Dios en las cosas pequeñas puede traer bendición a muchos. El pasaje de hoy ilustra este principio.

Simón Pedro, un pescador experimentado, había trabajado toda la noche sin pescar nada. Estaba en la playa terminando su trabajo cuando Jesús se le acercó. El Señor quería hablar desde su barca a la multitud que estaba en la orilla de la playa. A pesar de una larga e infructuosa noche de trabajo, Pedro aceptó que Jesús utilizara la embarcación. La multitud fue bendecida por ver y escuchar predicar a Cristo.

Las peticiones que Dios nos hace pueden llegarnos en momentos no oportunos o inesperados. Podemos sentirnos tentados a dejar que otra persona responda a su llamado, pensando que no importa quién sea el que obedezca. Pero recuerde que los planes de Dios son para nuestro bien (Jer 29.11).

Más tarde, Jesús hizo una segunda petición a Pedro: que dirigiera la barca a aguas más profundas, y que echara las redes. El pescador expresó las pocas probabilidades de pescar algo, pero hizo lo que Cristo le pidió. La obediencia de Pedro dio como resultado abundancia para la multitud, los demás pescadores, sus familias, y él mismo.

Pedro no obedeció para ser recompensado, pero eso es precisamente lo que sucedió. Sus simples actos de obediencia llevaron a mayores oportunidades de servicio y a ocasiones de bendición abundante.

Algunos actuamos como si la obediencia en las cosas pequeñas carecieran de importancia, pero la historia de Pedro nos enseña lo contrario. Comprometámonos a obedecer las instrucciones del Señor en todo, confiando en que toda obediencia será para nuestro bien.

Ora:

Señor, que sea cada día más sólida y constante mi voluntad de obedecerte. Guíame por Tus caminos de rectitud y cuídame de caer en tentación.

Powered by WPeMatico

28 de Mayo: Comienza con Tus Sueños

Escucha:

Donde no hay   visión, el pueblo se extravía, ¡dichosos los que son obedientes a la ley! (Proverbios 29:18)

Piensa:

¿Cuál es el sueño que  Dios puso en tu corazón? No estoy preguntando si tienes uno, ya sé que está   ahí porque Dios nos da a todos sueños.

He visto personas hacer   todo tipo de cosas a sus sueños. Algunos los entierran tan profundamente en  sus corazones para protegerlos de la crítica de otros. Algunas personas los   dejan de a un lado para no tener que pensar en ellos nunca más. Y algunas   personas finalmente abandonan sus sueños porque duele demasiado continuar con   ellos.

Si tu sueño necesita un   comienzo, hay dos cosas que quiero que recuerdes. Primero, necesitas obtener  una visión clara, y segundo debes mantener tu visión frente a ti en todo   momento.

Pero tener una visión no   significa que aparecerá instantáneamente. Dios está tan interesado en el proceso de una visión como también al resultado final.

El apóstol Pablo dijo en   Filipenses 4: 11-13 que había aprendido cómo estar contento y satisfecho   hasta el punto en que no estaba perturbado por cualquier estado en el que   estaba. En otras palabras, nunca se permitió enojarse con dónde se encontraba   en ese momento… siempre estaba a la expectativa de donde podría estar.

Eso significa que tú como   Paul, necesitas encontrar un equilibrio entre la satisfacción y ambición.   Aquí está la clave: aprende a disfrutar de dónde estás en el camino a dónde   vas.

Cuando tienes un sueño o   una visión, debes mantenerlo delante de ti. Si esto ayuda, escríbelo. Y   recuerda, Dios te ayudará a vivir el sueño que te ha dado, paso a paso, un   día a la vez.

Ora:

Señor, a pesar de que no siempre tengo ganas y la   vida intenta hacer que renuncie, yo creo Que Tú tienes un gran plan para   mi vida. Elijo confiar en Ti para ayudarme a vivir el sueño que Tú me has   dado, más de lo que confío en mis circunstancias.

Powered by WPeMatico

27 de Mayo: Prueba y Gozo

Escucha:

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. (Santiago 1:2-3)

Piensa:

“Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Stg 1.2) –¡qué declaración tan extraña! ¿Cómo puede eso tener sentido, si las pruebas y el gozo no encajan entre sí? Pero Santiago está presentando la perspectiva divina, no la humana. Hay ciertos beneficios sorprendentes en el sufrimiento que no son fáciles de distinguir por la mayoría de las personas.

Ante todo, necesitamos entender que este pasaje no dice que debemos estar felices por el dolor, sino que nos regocijemos por las bendiciones que acompañan al sufrimiento. La frase “tened por” significa “evaluar”. Cuando evaluamos las adversidades desde la perspectiva de Dios, podemos regocijarnos por su resultado provechoso, aun cuando nos produzcan dolor. Humanamente hablando, las pruebas duelen; pero desde el punto de vista del Señor, ayudan.

Para gozarse en las pruebas, es necesario entender el propósito para el cual Dios las creó. No importa cuál sea el origen de ellas, podemos saber que el Señor quiere usarlas para poner a prueba nuestra fe y producir así paciencia y madurez espiritual. Dios ha ocultado en cada prueba una gema preciosa para mejorar nuestro carácter, pero dependerá de nuestra respuesta el recibirla o no. Quienes desean realmente ser transformados a la imagen de Cristo, pueden regocijarse por los muchos beneficios que acompañan al sufrimiento.

¿Qué me dice de usted? ¿Su hambre de conocer al Señor y de ser transformado por Él supera su temor al sufrimiento? Ninguno de nosotros quiere experimentar dolor, pero ya que es una realidad inevitable, ¿por qué no responder de una manera que produzca beneficios eternos?

Ora:

Señor enseñame a ser fuerte y paciente en la prueba, a no decaer y a continuar perseverando en Tu voluntad aún cuando me sienta sin ganas de continuar. Ayúdame a recordar que siempre puedes más y que Tu poder es mayor, que cualquier circunstancia. 

Powered by WPeMatico

26 de Mayo: La Oración Lo Cambia Todo

Escucha:

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. (1 Juan 5:14)

Piensa:

Durante mi infancia, mi madre y yo nos mudábamos muy a menudo, pero dondequiera que viviéramos, algo seguía igual. En cada casa, ella colgaba una placa cerca de la puerta que decía lo siguiente: “La oración lo cambia todo”. Sé que ella lo creía, porque pasaba mucho tiempo hablando con el Señor.

Al escuchar nuestras peticiones, Dios responderá con toda seguridad si lo que pedimos está dentro de su voluntad (1 Jn 5.14, 15). Cuando oramos para que se haga su voluntad, nuestro corazón comienza a valorar lo que Él valora, poniéndonos en sintonía con el Espíritu Santo.

Un propósito primordial de la oración es descubrir la voluntad del Señor para nuestra vida. Cuando buscamos sus caminos, Él trabaja en nuestros corazones y mentes para guiarnos con su Palabra y desarrollar nuestro entendimiento de la situación. Entonces nuestros ojos se abren a su perspectiva para que podamos orar de acuerdo con su voluntad. Y cuando oramos para que su voluntad se cumpla en su tiempo, nos sorprendemos por lo que Él puede hacer.

La oración es un recurso poderoso por medio del cual Dios actúa en este mundo. Lo asombroso es que el Señor nos ha dado el privilegio de participar en su obra con tan solo hablar con Él. No es que cambiemos nada mediante la oración, sino que Él ha escogido traer el cambio en conjunción con nuestras peticiones. No tenemos la facultad de salvar a los incrédulos, sanar a los enfermos, o vencer el mal, pero podemos orar y ver a Dios intervenir con poder en nuestra vida, hogares, iglesias y mundo.

Ora:

Señor, que seas Tú caminando con nosotros. Que estés en todo lo que realicemos . Abre las ventanas del cielo y derrama bendiciones hasta que sobreabunda. Amén

Powered by WPeMatico