Boxeador cristiano se prepara para el título mundial

El puertorriqueño Gammy Rodríguez usará un cinturón con la inscripción “Campeón de Cristo” en el combate del 2 de mayo en Las Vegas. Su entrenador es pastor evangélico.

Millones de espectadores alrededor del mundo verán la pelea previa al combate Pacquiao-Mayweather. Allí estará el boxeador boricua Gamalier Rodríguez dando testimonio de su fe en Cristo cuando se enfrente al campeón mundial y doble medallista de oro olímpico categoría pluma, Vasyl Lomachenko.

Este gran deportista cristiano no ha perdido un combate en los últimos seis (6) años; lleva 17 victorias consecutivas y se muestra seguro de conseguir el título mundial. “Mi carrera ha sido bendición tras bendición porque Dios está conmigo”, dijo en la entrevista que tuvo lugar en Bayamón, su ciudad natal.

Por primera vez en la historia del boxeo de Puerto Rico, un boxeador cristiano con un entrenador también cristiano, luchará por el título mundial. Y Gammy está seguro de que lo obtendrá. “El Señor me dijo tiempo atrás que la puerta que tiene para mí es grande”, afirmó.

¿Quién el entrenador que lo acompaña en semejante desafío? Se trata de Tito Tiburón Ocasio, ex boxeador y actualmente pastor de una iglesia, coach de boxeadores y propietario del gimnasio “John 3:16 & 17” de Ocala, Florida, Estados Unidos.

“He venido a Puerto Rico para entrenar a Gammy porque él acaba de ser padre y su bebé sigue un tratamiento médico que sería difícil continuar en otro lugar. Lo considero un viaje misionero. “Estuve orando sobre esta posibilidad y mi esposa me confirmó que debía ayudarlo. Gamalier sirve a Dios y por eso he venido”, explicó.

Su padre es pastor pero se casó con una mujer no cristiana. “En nuestro hogar no había armonía y yo fui un niño rebelde. Cuando tenía 12 años nos mudamos a Nueva York y allí me involucré en brujería y en pandillas. Me inicié en los Latin King e hice pacto con el diablo. Los demonios que se metieron en mí me daban una fuerza terrible y mi corazón se endureció. Me volví un asesino, algo horrible. Caí preso pero siempre lograba salir en libertad y yo pensaba que la brujería me protegía”, comentó.

En un momento dado, me encontraba en la cárcel por asesinato y le dije a Dios que si verdaderamente existía me diera un abrazo. “Pude experimentar su abrazo! Alguien me dio una Biblia y me dijo que confiara en Dios”. Así relató Ocasio su encuentro con el Señor.

Actualmente Tito Tiburón Ocasio es pastor, realiza viajes misioneros, predica en las calles y en las cárceles. Aprovechando su estadía en Puerto Rico, visitó recientemente uno de los centros de rehabilitación de adictos de Teen Challenge, donde compartió su testimonio y dijo a los jóvenes: “Ustedes han sufrido y ahora viven una situación que no es fácil, han perdido privacidad, están separados de sus familias, pero tienen la oportunidad de salir de aquí como guerreros de Cristo”.

Gamalier contactó a Ocasio mediante Facebook cuando descubrió que ambos eran de la ciudad de Bayamón. Así comenzó una amistad que los llevó a relacionarse profesionalmente.

El joven boxeador llevaba varias peleas ganadas cuando conoció a su esposa Adaris Elías, una joven cristiana que lo ayudó a ganar el combate más importante. “Yo me había apartado del Señor y al conocerla a ella me afirmé en la fe y comencé a dar testimonio público”, explicó.

De esa manera, cuando lo convocaron a pelear contra el mexicano Alicio Castañeda, estampó en su cinturón la leyenda “Campeón de Cristo”. “El Señor me bendijo y me dio la victoria, aunque había sido corto el tiempo que me dieron para prepararme. Me convocaron suponiendo que iba a perder, pero gané el Campeonato NABO de la Organización Mundial de Boxeo”. Luego defendió en dos ocasiones este título que aun ostenta.

A finales de 2013, poco tiempo después de haberse casado, Gammy se enfrentó con el puertorriqueño Orlando Cruz, públicamente declarado homosexual, y ganó. “Llevaba mi cinto Juan 3:16 y fui humillado por la prensa por servir a Cristo, pero mi carrera ha sido bendición tras bendición porque Dios está conmigo”.

Fue justamente en esa pelea que conoció personalmente a Tito Ocasio, y después pasó tres semanas en su casa, en Ocala, entrenando en su gimnasio. A partir de ahí, el pastor y ex pandillero pasó a formar parte de su equipo de trabajo.

 

“Dios abre puertas pero hay que entrar por ellas, yo estoy seguro de que Gammy va a ser el campeón mundial y será para la gloria de Dios”, expresó el entrenador, quien se quedará en Puerto Rico hasta el momento en que ambos viajen a Las Vegas para la pelea. “Cuando gane, vendré con él para acompañarlo en el recibimiento que le harán en el aeropuerto”, aseguró.