Brasileño que quería parecerse al diablo y se implantó cuernos, tuvo que quitárselos

(CristianoDigital.net) Luego de acumular su cuerpo decenas de tatuajes y perforaciones, además de bifurcar su lengua y pintar sus ojos completamente negros, un joven brasileño que quería parecerse al Satanás y se implantó en la frente cuernos de silicona tuvo que retirarlos antes de lo que planeaba.

Bruno Siqueira, tatuador de 18 años de edad, contó que fue un colega suyo quien a  fría y sin anestesia, le cortó y despegó la piel de su frente y le implantó los cachos de silicona en enero pasado.

Pronto Bruno se convirtió en todo un “fenómeno”. Era el alma de fiestas propias y de sus amigos.

BRUNO SIQUEIRA 001

No obstante, no faltaba gente que todos los días le pedía al muchacho que buscara de Dios y se volviese de su desviado camino, a lo que él siempre respondió: “No porque me implanté cachos no tengo fe o me quiero parecer al diablo. Me los puse y creo en Dios”.

Dos meses después, Siqueira tuvo que quitarse los cachos. Y aunque él dice que no fue por influencia religiosa, sino porque no aguantaba los infernales y constantes dolores de cabeza.

“Tenía dolores de cabeza y mareos; sentía punzadas, la sangre se coagulaba en la zona y estaba muy hinchado. Siento el dolor de solo acordarme”

Y quién sabe? Dios obra por senderos misteriosos y lo más probable es que estos dolores hayan sido solo el recurso para que Bruno se quitara los demoníacos implantes.

BRUNO SIQUEIRA 003

Finalmente, Siqueira asegura que  quitárse los cuernos, fue más complicado que ponérselos y que terminó con 2 cicatrices que esconde con cachuchas.