Denuncian que ISIS crucifica, decapita, vende y entierra vivos a los niños

El Comité sobre los Derechos de la Infancia, que ha analizado la situación en Irak por primera vez desde 1998, ha denunciado la campaña de asesinatos sistemáticos de niños de minorías religiosas y étnicas llevada a cabo por Estado Islámico, incluidos varios casos de ejecuciones en masa, decapitaciones, crucifixiones y enterramientos de niños vivos.

Winter ha asegurado que Estado Islámico ha incurrido en una “sistemática violencia sexual”, que incluye el secuestro y el empleo de niños como esclavos sexuales”.

Los milicianos del grupo terrorista que lidera Abú Bakr al Baghdadi están utilizando cada vez con más frecuencia a menores de 18 años como terroristas suicidas (a menudo discapacitados, que ni siquiera son conscientes de lo que están haciendo), fabricantes de artefactos explosivos, informadores o escudos humanos para proteger sus instalaciones frente a los ataques de Estados Unidos y los miembros de la coalición militar que le apoya.

“Estamos realmente preocupados por los asesinatos y la tortura de estos niños”, ha asegurado en un encuentro informativo Renate Winter, experta del Comité sobre los Derechos de la Infancia.

“El alcance del problema es enorme”, ha apostillado Winter, que ha dicho que entre las víctimas figuran niños de la minoría cristiana, yazidí, y también chiíes y suníes. “Tenemos informes sobre niños, especialmente los niños con discapacidades mentales, que han sido usados como terroristas suicidas, muy probablemente sin que lleguen a entenderlo”, ha explicado Winter, en declaraciones a Reuters.

Estado Islámico es una escisión de Al Qaeda que declaró en el verano de 2014 su califato en algunas zonas de Siria e Irak. Este grupo terrorista ha matado a miles de personas y ha obligado a cientos de miles a abandonar sus hogares, en lo que Naciones Unidas ha definido como el dominio del terror.

Estado Islámico ha difundido este martes el vídeo en el que muestra cómo quemó vivo a un piloto jordano que capturó a finales de diciembre de 2014.

Los 18 expertos independientes que trabajan en el informe han pedido a las autoridades iraquíes que adopten todas las medidas necesarias para “rescatar a los niños” en las zonas bajo control de Estado Islámico y perseguir a los autores de los crímenes.