Día 24: Éxodo 20-22

Lee los capítulos 20 al 22  del libro de Éxodo (puedes leerlos dando click aquí: Exodo 20-22)

Notas De Estudio

Capítulo 20: Desde Sinaí Dios da al pueblo lo que conocemos como “Los 10 Mandamientos” (también conocidos como “El Decálogo”). Un conjunto de reglas que todo seguidor de Dios debe tener en cuenta por obediencia. Esta obediencia debe ser motivada no por temor sino por el reconocimiento de la autoridad de Dios sobre la vida de quienes creen en El y el deseo de esta gente de cumplir su voluntad.
Están divididos de la manera siguiente:
– Los primeros 4 tienen que ver con nuestra relación con Dios (vs. 2-11) Cada mandamiento en esta parte contiene la frase “el Señor tu Dios”. “No tendrás otros dioses…” es un tremendo avance en la cultura antigua, el politeísmo permitía que pudieses tener alianza con otros “dioses” porque no se creía que un dios controlaba todas las cosas. “No tendrás otros dioses…” significa que estamos frente a Dios realmente todopoderoso.
– Los siguientes 6 tienen que ver con nuestra relación con el prójimo (vs. 12-17)
Realmente podemos dividirlos en:
“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” (Mateo 22:37) para los versos 2-11; y “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:39) para los versos 12-17. Que es en resumen toda la ley.
Si amas a Dios: no usarás su nombre en vano, no te harás ídolos (se que algunos entendemos esto como estatuas u otros objetos que se han construido o diseñado para ser adorados, pero un ídolo puede ser una persona, un hijo, el dinero, tu tiempo, tu trabajo, Facebook, pinterest, etc.), y respetarás tu cuerpo descansando y aprovechando ese tiempo de descanso para dedicarlo a El y a celebrar su nombre (no tiene que ser sábado o domingo, puede ser cualquier otro momento: pero hacerlo).
Si amas a tu prójimo no lo matarás, ni lo(a) involucrarás en una relación engañosa, ni hablarás mentira sobre ella o él, etc.
Sería bastante útil para todo creyente tener estas cosas en mente, los cristianos no guardarlos “como ley” (o sea: no como algo que haces con el fin de salvar tu alma) sino que, agradecidos por su gracia, mantenemos en obediencia estas cosas con el fin de agradar a Dios y parecernos a El.
“Acuérdate del día de reposo.” (v. 8): es un recordatorio porque Dios ya lo había instituido el mismo día que les prometió el maná.
El terror que le causó la ocasión al pueblo de Israel (Dios estaba hablando directamente con ellos) puede no solamente ser por lo terrible de la voz de Dios, sino por lo que ahora les exigía como pueblo suyo.
El resto del pasaje es sobre la construcción de altares, conectados a no tallar absolutamente nada con forma que luego pueda ser adorada, y con el pudor de quienes practican el oficio sacerdotal. Es muy claro que estas leyes no solo apuntan a la obediencia, sino también a la diferenciación del pueblo de Israel de los otros pueblos.
Capítulo 21 y 22: De entrada uno puede resultar alarmado al ver que hay, en la Biblia (te recuerdo), ordenanzas que en cierta forma motivan el oscuro oficio de la esclavitud. Pero, si le prestamos justa atención, estas leyes hacen una diferencia extremadamente marcada entre lo que se acostumbraba en esos tiempos. El propósito de Dios era establecer una sociedad justa entre su gente que sirviese de modelo a las sociedades en el resto del mundo. Por ejemplo: Los esclavos (aunque hay diferentes leyes para esclavos hebreos y esclavos extranjeros), no solo debían ser tratados con sumo respeto (tanto hombres como mujeres) sino que al cabo de un tiempo (al séptimo año, que sería algo así como “el año de reposo”) debía ser liberado de sus funciones, incluyendo a su esposa en caso de que haya contraído matrimonio con otra esclava.
“Ojo por un ojo, diente por diente…”, es lo que usualmente solemos escuchar cuando alguien habla de venganza, pero esto es diferente, no es venganza sino justicia: si alguien golpea a muerte tu vaca (y tú sabes lo duro que eso puede ser) entonces te da una vaca (no dos, sino una… una vaca), si alguien daña tu propiedad entonces esa misma persona es responsable por los arreglos… y así sucesivamente.
Cuando leemos este pasaje en nuestro contexto actual, la sabiduría que hay en el texto suele perderse por toda la conversación sobre esclavos, y bueyes y hoyos, puede parecer bastante primitivo para nosotros. Pero en el momento en que se dan estas regulaciones fue un tremendo avance en justicia civil
En estos capítulos se encuentran las únicas instrucciones sobre aborto involuntario que veremos en la Biblia. También encontramos leyes para no explotar al oprimido o al desvalido, ellos son tenidos muy en cuenta por Dios (21-24), no cobrar intereses a gente del pueblo de Dios, y no quitar de la gente lo único que les queda aún cuando te deba algo.
En fin: si prestamos mucha atención y vemos dentro del contexto en que esta gente vivía, estos pasajes contienen sabiduría que en su tiempo era… extraña.
Anímate a comentar o preguntar.