Inicio » Noticias » LaBibliaCompleta » Día 29: Éxodo 35 al 37
Día 29: Éxodo 35 al 37

Día 29: Éxodo 35 al 37

Lee los capítulos 35 al 37  del libro de Éxodo (puedes leerlos dando click aquí: Éxodo 35-37), luego:

Notas De Estudio

Capítulo 35: Los capítulos del 35-38 son conocidos por los judíos como el “Va-Yakel” (significa “Y convocó…”, así comienza el pasaje en hebreo). Moisés convoca a los israelitas para construir el Tabernáculo. Es pertinente enfatizar sobre el día de reposo antes de un período en que el pueblo se dedicará a una labor intensa (artesanos y ayudantes). Tan solo en la sección de los capítulos 35-40 (que es la dedicada a la construcción del Tabernáculo) aparece la palabra para trabajo (en el hebreo) unas veintiún veces.
“Ni siquiera debes encender fuego…” (v. 3), esto ha llevado a los rabinos a un sin número de divisiones con respecto a su interpretación en la que prevalecen dos:
– Un grupo que se abstiene de encender fuego durante el día de reposo, pero que puede dejar encendido el fuego que se inició el día antes al Sabbath.
– Un grupo que va totalmente a oscuras (aclarando que para ellos “fuego” incluye la electricidad) durante el día de descanso.
Aparte de esas divisiones están las discusiones sobre el uso de la electricidad y maquinarias en el Sabbath.
El Señor ordena que del pueblo se haga una ofrenda voluntaria de materiales que serán usados en la construcción del Tabernáculo. Del pueblo, los que tuvieron el corazón motivado, ofrendaron los materiales necesarios, pero también se juntaron las personas que tenían tanto habilidades como deseo de trabajar.
Capítulos 36 y 37: Moisés informa sobre la elección de Bezalel y Aholiab como los maestros artesanos apuntados por Dios y quienes dirigirán la obra. A Bezalel no solo se le ha concedido la habilidad por el Espíritu de Dios para el trabajo requerido sino también la capacidad de enseñar, de transmitir a otros cómo trabajar.
La generosidad del pueblo es tanta que las ofrendas voluntarias deben pararse al exceder el material requerido para la construcción del Tabernáculo. En Egipto los israelitas carecían de paja para poder hacer la cuota diaria de ladrillos que se necesitaban para las construcciones del Faraón, aquí abundan en materiales preciosos y de alta calidad (aunque algunos comunes) para construir el santuario del Señor.
El resto de estos pasajes se dedica a detallar el cuidado con que el Tabernáculo y sus utensilios son construidos.
Anímate a comentar o preguntar.