Inicio » Noticias » Disciplinas Libertadoras: ¿Dónde comienzo a leer la Biblia?
Disciplinas Libertadoras: ¿Dónde comienzo a leer la Biblia?

Disciplinas Libertadoras: ¿Dónde comienzo a leer la Biblia?

(Por Luís Palau)

Hasta nuestra oficina ministerial nos ha llegado la carta de un amigo que nos escribe y pregunta:

Sr. Palau, usted está recomendando incesantemente la lectura de la Biblia. Ahora bien, ¿dónde comienzo a leer la Biblia? ¿En qué sección comienzo?

Respuesta:

Su pregunta es muy importante, mi estimado caballero, porque muchas personas comienzan a leer la Biblia donde no corresponde, se confunden y ya no pueden seguir adelante.

La Biblia se divide en dos partes: el Antiguo Testamento, es decir, la primera parte, y el Nuevo Testamento, la segunda parte. Los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento se escribieron antes del nacimiento de Jesucristo. Los veintisiete libros del Nuevo Testamento fueron escritos desde el nacimiento de Jesucristo. Pero todo es un solo libro. “La Biblia entera nos fue dada por inspiración de Dios y es útil para enseñarnos la verdad, hacernos comprender las faltas cometidas en la vida y ayudarnos a llevar una vida recta. Ella es el medio que Dios utiliza para capacitarnos plenamente para hacer el bien”, así dice la Biblia.

¿Por dónde empieza su lectura? Si usted nunca ha tenido el privilegio de leer la Biblia, no debe confundirse. Por lo tanto le recomiendo que tome su ejemplar y comience a leer en el Evangelio según San Mateo; o sea el primer libro del Nuevo Testamento.

Usted encontrará que comenzando en el Nuevo Testamento, todo es interesante. Hay algunas secciones que no son tan fáciles de entender. Y algunos pasajes francamente muy difíciles de comprender. Eso es normal y natural. No se desespere.

Pero comience su lectura de la Biblia. Jesús dijo: “Ustedes escudriñan las Escrituras porque piensan que ellas les darán vida eterna. Sin embargo, aunque las Escrituras me señalan a mí, ustedes no desean acercarse a mí, para que yo les dé vida eterna” (San Juan capítulo 5). Leyendo la Biblia, analizando las escrituras, la Palabra de Dios, uno empieza a descubrir que la esencia de la Biblia es Jesucristo.

Así que, comience en San Mateo y lea todo el Nuevo Testamento hasta el final, hasta el Apocalipsis. Lo que no entienda, déjelo de lado. No se preocupe. Luego que haya leído el Nuevo Testamento una vez, vuelva a leerlo dos veces más, y después que lo haya leído tres veces, entonces comience con el libro del Génesis en el Antiguo Testamento.

Que Dios le ayude a leer la Biblia.

Publicado bajo licencia escrita del evangelísta y pastor Luís Palau y la Asociación Luís Palau