Inicio » Noticias » Disciplinas Libertadoras: Perdona Dios a un adúltero?
Disciplinas Libertadoras: Perdona Dios a un adúltero?

Disciplinas Libertadoras: Perdona Dios a un adúltero?

(Por Luís Palau)

Uno de nuestros lectores pregunta: Sr. Palau, yo quisiera saber si Dios perdona a una persona que ha cometido adulterio varias veces.

He aquí nuestra respuesta:

Estimado caballero, a los ojos de Dios el adulterio, como cualquier otro pecado, sí puede ser perdonado. Pero tiene que haber un arrepentimiento sincero, de corazón.

Hace poco me encontré con un hombre con quien yo había estudiado en el seminario hace años. Su hogar ha sido quebrantado porque su esposa le fue infiel a él, y luego él, en su soledad, también hizo lo que no correspondía. Fue inmoral. A su pedido me senté a conversar con él, y cuando me contó su propia impureza, me dijo: “Mira, Luis, la verdad es que no siento una gran carga. Incluso ciertas experiencias hasta me producen deleite”. Me dio mucha pena, porque me temo que este hombre tiene lo que San Pablo llama una conciencia cauterizada, endurecida.

Dios está dispuesto a perdonar tanto el adulterio como cualquier otro pecado, porque la Biblia dice en Ia. Juan Capítulo l que “si confesamos nuestros pecados a Dios, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”. Pero también dice en Ia. Juan Capítulo 3: “El que permanece cerca de El, obediente a El, no anda en pecado; pero el que vive entregado al pecado nunca lo ha conocido ni le ha pertenecido”. O sea que Dios perdona, pero la persona tiene que estar dispuesta a dejar de practicar ese pecado.

Segundo, hay que tener a Cristo en el corazón para no volver a fracasar y para evitar el caer en pecado. Dice IIa. Corintios capítulo 5: “Al volverse cristiano, uno se convierte en una persona totalmente diferente. Deja de ser el de antes; surge una nueva vida!”. Y luego Pablo dice en Gálatas capítulo 2: “Yo estoy crucificado con Cristo; ya no vivo yo, ahora vive Cristo en mí”.

Amable lector, usted ha sido infiel a su esposa varias veces porque le falta poder para vencer la tentación. Millares de hombres están en la misma situación. ¿Cómo se puede resistir la tentación? Yo conozco un sólo método: Tener una mente pura; y para eso hay que empaparse de la Palabra de Dios. Para tener una mente pura además hay que tener a Cristo controlando, gobernando y dirigiendo el corazón. San Pablo decía en Filipenses capítulo 4: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. ¿Tiene usted a Cristo en su corazón? ¡Allí está el secreto de la victoria! Se lo aseguro.

Publicado bajo licencia escrita del evangelísta y pastor Luís Palau y la Asociación Luís Palau.
Los conceptos emitidos en este articulo son de la responsabilidad de su autor. CristianoDigital.net no se solidariza necesariamente con ningún contenido de tipo doctrinal.