Donald Trump: “tengo una gran relación con Dios”

#NoticiasCristianas

Donald Trump durante décadas fue una curiosidad premier de los tabloides de Nueva York, un desarrollador de bienes raíces multimillonario cuyas desventuras conyugales rutinariamente llenaban hojas de escándalo en la ciudad.

Pero Jake Tapper dijo en una entrevista que se transmitió el domingo en “Estado de la Unión” que esos días salvajes son pasados y que ahora disfruta de “una gran relación con Dios” y “una gran relación” con los votantes cristianos evangélicos tan importantes para los candidatos en Iowa.

“Contrariamente a lo que mucha gente pudiera pensar, vivo una vida muy diferente”, dijo Trump. “Estoy llevando una vida muy buena en los últimos años. Trato de llevar una vida buena y la tengo. Y francamente, es la razón por la que lo estoy haciendo tan bien en Iowa.”

Trump, ahora está casado con su tercera esposa, Melania, por casi 11 años, primero había estado casado en 1977 con otra modelo europea atractiva, Ivana Zelnickova. Tuvieron tres niños, incluyendo a su hija Ivanka, ahora una exitosa mujer de negocios en su propio derecho.

Pero el matrimonio Trump explotó en 1990, y rumores llenaron las páginas de chismes que él no había vivido según sus votos.

En 1993 Trump fue otra vez al altar, esta vez con Marla Maples, quien citara una vez en la portada del New York Post que con su futuro esposo tuvo «el mejor sexo que he tenido.» Se casaron en el Hotel Plaza, estuvieron O.J. Simpson y Liza Minelli entre las celebridades invitadas.

Esta vez, la relación terminó después de menos de cuatro años, y el divorcio se finalizó en 1999.

Tapper en junio pasado le preguntó cómo él podría oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo a pesar de sus propias dificultades maritales, Trump concedió a sus críticos que tuvieron “un muy buen punto” pero sugirió que también un cronograma de trabajo pesado había sesgado sus prioridades.

“He tenido y realmente tengo un gran matrimonio, ahora tengo una gran esposa. Mis dos esposas eran muy buenas. Y no les culpo, pero estaba trabajando, tal vez como tú, 22 horas al día,” dijo. «Me culpo porque mi negocio era tan poderoso para mí. No sé si es bueno o malo”.

A pesar de que las encuestas le va bien con los evangélicos, Trump ha sido criticado por varios evangélicos por su retórica y sus valores.

Ver Contenido Completo