¡El dinero no me rinde!

Cuando hablamos de administrar correctamente nuestros ingresos, lo primero que descubrimos es que tenemos malos hábitos y que éstos repercuten directamente en nuestro bolsillo.