Inicio » Noticias » En venganza por decapitación de 21 cristianos, Egipto bombardea a Estado Islámico en Libia
En venganza por decapitación de 21 cristianos, Egipto bombardea a Estado Islámico en Libia

En venganza por decapitación de 21 cristianos, Egipto bombardea a Estado Islámico en Libia

Egipto prometió venganza tras la decapitación de 21 cristianos egipcios a manos del Estado Islámico en Libia y la respuesta ha sido inmediata. Aviones del ejército han bombardeado a primera hora de este lunes supuestos enclaves de las filiales libias del IS.

Durante uno de los ataques lanzados contra la ciudad libia de Derna (que declaró su lealtad al IS en 2014), han fallecido siete personas, siendo tres de ellas niños. A su vez, el comandante de la fuerza aérea libia ha asegurado que entre 40 y 50 supuestos militantes del IS han muerto en los bombardeos, según ha informado la televisión estatal egipcia.

“Que tanto los lejanos como los próximos sepan que los egipcios tienen un escudo que los protege”, ha declarado este lunes un portavoz de las Fuerzas Armadas en un comunicado difundido por la radiotelevisión pública. Se trata de la primera vez que el ejército reconoce públicamente haber bombardeado la vecina Libia, sumida en el caos.

El pasado verano la prensa estadounidense desveló que Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) habían bombardeado en secreto posiciones de las milicias islamistas en Libia. Según la nota difundida este lunes, los blancos de la arremetida -que ha tenido lugar al alba- han sido arsenales y campos de entrenamiento de grupos libios que han jurado lealtad al líder del IS (Estado Islámico por sus siglas en inglés), Abu Bakr al Bagdadi.

El ejército ha admitido que la acción persigue “vengar la sangre y cobrarse la venganza contra los asesinos” de los 21 coptos que fueron secuestrados entre diciembre y enero en la ciudad oriental de Sirte y cuya ejecución fue divulgada ayer en un estremecedor vídeo. Por su parte, el ejército libio leal al Gobierno reconocido por la comunidad internacional ha lanzado ataques aéreos sobre la ciudad de Derna, tomada desde finales del año pasado por un grupo afín al IS.

Anoche el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi juró venganza en una breve alocución a la nación en la que abrió la puerta a una mayor implicación en la vecina Libia. El mandatario prometió responder al brutal asesinato. Egipto, recalcó, “elegirá los medios y el tiempo que considere oportunos para vengar estos crímenes”.

El ex jefe del ejército alertó de que el país vecino es “una amenaza para la seguridad internacional”. Al Sisi señaló además que ha informado de que ha enviado al ministro de Exteriores Sameh Shukri a Nueva York para abordar el asunto.

Este lunes, Al Sisi ha mantenido una conversación telefónica con su homólogo francés, François Hollande. Ambos han coincidido en la necesidad de que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna de urgencia para abordar la situación en Libia y adopte nuevas medidas en la lucha contra el IS en el país árabe. La discusión de los dos mandatarios se produce horas antes de que los ministros de Defensa de Egipto y Francia firmen en El Cairo la venta de 24 aviones de combate galos Rafale.

El país vecino atraviesa su peor crisis desde la caída de Muamar Gadafi. Está literalmente partido en dos mitades. Trípoli, Bengasi o Sirte están controladas por milicias islamistas que no reconocen al primer ministro, Abdalá al Zani, respaldado por la comunidad internacional y refugiado en la ciudad oriental de Tobruk.

En su alocución, Al Sisi prohibió viajar a sus conciudadanos al país vecino y se comprometió a evacuar a los egipcios que residen en su territorio. Miles -como los 21 asesinados, procedentes de la humilde provincia de Minya, en el Alto Egipto- trabajan en Libia, la mayoría en el sector de la construcción. El país ha declarado además siete días de luto.

Tras divulgarse la brutal ejecución, el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi convocó una reunión urgente del Consejo de Defensa Nacional, un organismo integrado por el jefe del Estado, los comandantes de las principales divisiones del ejército, el director de los servicios de inteligencia y los ministros de Defensa, Interior, Exteriores y Finanzas. Al Sisi ha aclarado que el Consejo ha sido el encargado de decidir la venganza.