Estado Islámico obliga prisionero a cavar su propia tumba antes de ser decapitado

El grupo terrorista difundió un nuevo video en el que uno de sus rehenes, vestido con el mono naranja, explica a cámara que será ejecutado. Antes, se lo ve tomar una pala y dragar un hueco del tamaño de su cuerpo.

El video muestra a Ziad Abu Tarek Abdel’al, un supuesto espía sirio cavando su propia fosa. El clip fue editado como todos los del Estado islámico: con música de fondo y una especia de entrevista al próximo a ser ejecutado.

El prisionero mira a cámara y afirma que conoce su suerte. Sabe que va a ser decapitado pero también sabe que debe usar sus últimos instantes de vida para excavar si propia tumba. Una fosa que quedará anónima, sin que nadie pueda ir a llorarlo.

El final del video, muestra cómo una daga se acerca al cuello de otro prisionero.

La víctima aparece golpeada en la cinta, asume culpas que sus ojos no quieren asumir, y aprovecha para despedirse.

Detrás de él, se puede observar un camión blanco, con la bandera del Estado Islámico flameando.

El ISIS en Palmira

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) hizo volar por los aires la temida cárcel siria de la monumental ciudad de Palmira, ubicada en la provincia central de Homs, aunque las instalaciones estaban vacías, confirmó a Efe el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdelrahman. Añadió que los terroristas colocaron explosivos dentro y en los alrededores de la prisión, que quedó parcialmente destruida.

Abdelrahman detalló que la cárcel se encontraba vacía en el momento de la explosión porque el régimen sirio trasladó a los reclusos antes de que la ciudad cayera en manos de los yihadistas el pasado 20 de mayo.

La cárcel de Palmira, también conocida como la prisión de Tadmor, se localiza en medio del desierto, a 200 kilómetros al noreste de Damasco y es famosa por ser una de las cárceles del régimen sirio, cuyos presos denunciaron duras condiciones de supervivencia, torturas, violaciones de derechos humanos y ejecuciones.