Inicio » Noticias » Estados Unidos reconoce que el mundo vive peor persecución anticristiana jamás vista
Estados Unidos reconoce que el mundo vive peor persecución anticristiana jamás vista

Estados Unidos reconoce que el mundo vive peor persecución anticristiana jamás vista

Un informe de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional describe cómo hoy se está violando la libertad religiosa en más de treinta países en todo el mundo.

En conversación telefónica con la citada agencia, la presidenta de la Comisión, Katrina Lantos Swett, dijo que los cristianos afrontan una de las peores persecuciones de la historia: “Estamos siendo testigos de unos niveles de persecución de las antiguas comunidades cristianas de Oriente Medio que no habíamos visto, se podría decir, casi desde hace milenios. Es muy preocupante y desalentador”. Organizaciones no estatales como Boko Haram o Estado Islámico (ISIS) amenazan a los cristianos de modo flagrante.

Pero también hay gobiernos que hacen difícil la vida a grupos religiosos. Por ejemplo, con las leyes sobre blasfemia en Pakistán, Indonesia, Egipto, Irán y Arabia Saudita: “Siguen persiguiendo a muchas personas bajo las leyes contra la blasfemia que simplemente no son sostenibles en las normas internacionales de protección de la libertad religiosa.

Los gobiernos deciden qué creencias son permisibles y cuáles no, qué formas de expresión se permiten, y cuáles no”, ratifica la presidenta de la U.S. Commission on International Religious Freedom, un organismo federal. El informe denuncia a la República Centroafricana, Egipto, Irak, Nigeria, Pakistán, Siria, Tayikistán y Vietnam por cometer “violaciones particularmente graves contra la libertad religiosa”.

Lantos Swett destaca, pese a todo, “un par de acontecimientos positivos. Hemos visto, literalmente, en el último par de semanas que militares nigerianos han rescatado con éxito a cientos de mujeres retenidas por Boko Haram”. También dice que Sri Lanka y Chipre han mejorado después de luchar contra la violencia y la guerra, que a menudo dificultan la libertad religiosa.

Esta comisión publica su informe anual desde 1998. Además de describir las violaciones de la libertad religiosa, ofrece recomendaciones específicas y una evaluación de cómo Estados Unidos puede promover mejor la libertad religiosa.