Estudio concluye que Arca de Noé era tan grande que cabrían 10 trenes de 44 vagones

Hay algunos pasajes de la Biblia que intrigan a los no creyentes, uno de ellos es la historia de Noé que construyó un barco (arca) bajo dirección divina de Dios para albergar a muchos animales y resguardar a la raza humana de un diluvio.

La película “Noé” logró  éxito en los cines en casi todas partes, pero la historia motivó a investigar a algunos curiosos.

Un grupo de estudiantes de la Universidad de Leicester en Inglaterra, tomó las medidas que se describen en la Biblia e hizo un estudio para tratar de averiguar si el arca podía flotar.

Para ello establecieron una media entre las medidas utilizadas por los hebreos y los egipcios para tratar de averiguar exactamente cuánto sería un codo. Los hebreos habían adoptado 44.5 cm y los egipcios 52.3 cm, los expertos acordaron que un codo equivaldría a 48,2 cm.

Los científicos multiplicaron las medidas bíblicas que eran 300 codos de largo, 50 de ancho y 30 de altura y llegaron a la conclusión de que la media del Arca de Noé: era de 144,6 metros de largo, 24,1 metros de alto y 24,1 metro de ancho.

Tendría una superficie de 8 mil 454 metros cuadrados y una capacidad de casi 34 mil  metros cúbicos de espacio útil. Esto es suficiente espacio como para 445 vagones de ferrocarril, ó 10 trenes de unos 44 vagones cada uno.

Las medidas son similares a las de un buque de carga que se utiliza hoy en día, por lo que sí sería posible que el Arca de Noé flotara en el agua.