Evangélicos firman acuerdo para enfrentar matrimonio homosexual en Latinoamérica

El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE) y la Fraternidad Pentecostal de Puerto Rico (FRAPE), firmaron el acuerdo “Alianza del Caribe y América Latina para la Protección de la Familia y el Matrimonio Diseñado por Dios”, un plan estratégico destinado a los países del área para enfrentar la agenda internacional que busca favorecer el matrimonio homosexual y la redefinición de la familia.

Ambas entidades consideraron que esta alianza es la primera de su género en América Latina y su principal propósito es defender los intereses comunes de las iglesias evangélicas respecto a la doctrina cristiana del matrimonio y cumplir con los términos de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de protección a la familia del 25 de junio del 2014.

El reverendo Fidel Lorenzo Merán, presidente de CODUE, expresó que el asunto de la homosexualidad en todas sus manifestaciones, se ha convertido en un tema de la agenda política internacional multilateral y ya existen bloques definidos de países que están a favor y en contra de la redefinición de la familia.

El presidente de CODUE indicó que es una pena que países otrora cunas del protestantismo y los valores religiosos que les dieron origen a la fundación de los mismos como son los  casos de los Estados Unidos e Inglaterra, hayan involucionado de una manera tal que reniegan el matrimonio establecido en la Biblia que ha sido parte importante de la fisonomía social de los países occidentales hace miles de años.

De su parte, el presidente de la FRAPE, reverendo Alberto Rodríguez expuso que este acuerdo, iniciado en Puerto Rico pero que se extenderá a otros países de América Latina, tendrá como uno de sus objetivos generales un gran pacto regional para la defensa de los valores bíblicos de la familia y el matrimonio.

Agregó que tanto Puerto Rico como República Dominicana tienen que enfrentar peligros comunes respecto a los antivalores que afectan a las sociedades latinoamericanas.

Puso como ejemplo, la realidad que está viviendo la sociedad puertorriqueña en la cual su Secretario de Educación que quiere orientar la educación de ese país sobre la base de la “perspectiva de género” que es contraria al principio de la autodeterminación religiosa establecida en los pactos regionales de derechos humanos.

La actividad se llevó a cabo en el hotel Radisson Ambassador de El Condado, con la presencia de la mayoría de los líderes conciliares de las diferentes iglesias evangélicas de Puerto Rico, un total de 18 de los 26 concilios de ese país.