Inicio » Noticias » Gendarmería protege iglesia amenazada en Argentina
Gendarmería protege iglesia amenazada en Argentina

Gendarmería protege iglesia amenazada en Argentina

#NoticiasCristianas

Desde finales de agosto dos oficiales de seguridad de la Gendarmería Nacional protegen las 24 horas del día el local de la iglesia bautista en Río Tercero, en la provincia de Córdoba (Argentina).

La fiscal Maria Marta Schianni designó la custodia de la iglesia Pueblo Grande a la Gendarmería Nacional, reemplazando al personal de la Policía Federal, quienes cuidaron a miembros de la iglesia y al templo durante un año.

La Gendarmería Nacional es la Fuerza de Seguridad, de naturaleza Militar con capacidades para disuadir y responder amenazas, crisis, contingencias e incidentes en los ámbitos de la Seguridad Interior y de la Defensa Nacional.

Unos cincuenta agentes se turnan de a dos en la protección del templo.

Son aproximadamente 50 los oficiales que se encuentran alternando la custodia de a dos gendarmes por turno las 24 horas del día, viviendo dentro del templo.

DOS AÑOS DE AMENAZAS A LA CONGREGACIÓN

“Esto es un hecho histórico y de significativa relevancia para toda la Iglesia Evangélica en Argentina, ya que la magnitud de un caso sin precedentes como éste, en nuestro país, tiene el potencial de beneficiar a todos los evangélicos en e marco jurídico-legal, protegiéndonos de manera tal que no se vuelvan a repetir casos tan crueles como el de Río Tercero en Argentina”, expresa el pastor Marcelo Nieva.

Jorge Ferrari, secretario de la Confederación Evangélica Bautista Argentina recientemente agregó: “Las autoridades provinciales, en todos los órdenes, político, comunal, policial, judicial, nada han hecho para resguardar la integridad física de las personas, ni los bienes de la congregación, por el contrario han sido funcionales a la confusión sobre la verdadera incidencia que la iglesia tiene para acompañar integralmente a las personas y para que éstas puedan tener un proyecto de vida pleno”.

“Que un grupo de personas, que en modo alguno son representativos de un pueblo abierto a las libertades individuales, como es el de la Ciudad de Río Tercero, hayan agredido de múltiples maneras a la congregación, frente a la indiferencia de las autoridades, llama poderosamente la atención y trajeron como consecuencia que el caso tuviera que ser llevado a la Justicia Federal”, expresó Ferrari.

“Agradecemos profundamente el reconocimiento de la gravedad de los acontecimientos que ha hecho la Justicia Federal y la cobertura que ha dado a la Iglesia en Río Tercero, a través de la custodia de la Policía Federal y ahora de Gendarmería Nacional”, concluye.

APOYO EVANGÉLICO

La iglesia de Río Tercero y su pastor, Marcelo Nieva, denunciaron en 2013 agresiones y persecución por parte de mafias locales, una vez que comenzaron a realizar un trabajo de rehabilitación entre jóvenes y ayuda y apoyo a mujeres víctimas de trata.

El caso movilizó a gran parte de la iglesia evangélica en Argentina, que dieron su apoyo al pastor en un caso que llegó a los tribunales.

 

Ver Contenido Completo