Inicio » Noticias » Iglesia Global: La puerta pequeña
Iglesia Global: La puerta pequeña

Iglesia Global: La puerta pequeña

(Por Ricardo Salazar)

Regocíjate en Dios y todos los anhelos de tu corazón te serán cumplidos. Amplios son los caminos para que los cristianos se pierdan la salvación, pues un regalo se puede perder, pero angosto es el camino que lleva hacia la puerta pequeña, hacia la entrada al Reino de los Cielos y son pocos los cristianos que la hallarán.

Algunos hermanos creen que solo con ir a la iglesia todos los domingos, el día que sean llamados por Dios, se irán al Cielo y se equivocan de plano, porque si no han “pagado el precio”, durante toda su vida en la tierra y se dedicaron a “jugar con Dios”, ciertamente sus probabilidades serán muy bajas para ingresar al Paraíso.

¿Cómo podemos saber si estamos por el camino estrecho o cómo podemos saber si vivimos acorde a Dios?. El Señor dice; “regocíjate en Mi y todos los anhelos de tu corazón te serán cumplidos”. Ese es el principio básico para saber que vamos por buen camino; disfrutar de Dios, meditar en su ley todos los días de nuestras vidas, amarlo antes que nada, antes que a nadie, analizar si lo que estamos viendo, pensando o dejando de hacer es lo correcto, ponernos en los calzados de Jesús y aunque nos encontremos en una situación que no esté descrita en la Biblia, preguntarnos; “¿cómo hubiera reaccionado el Maestro frente a esto?, y proceder con sabiduría en proximidad con Jesús.

Si hacemos esto durante todo nuestro discurrir por este mundo, les aseguro que sus probabilidades entonces serán muy altas para que puedan ingresar al Reino de los Cielos, que vuestro Padre eterno ha preparado para Sus hijos, aquellos que realmente lo aman y se han esforzado en, no solo cuidar su salvación, sino que además han tratado de hacer méritos, para llevar más almas a los pies de Su amado Hijo Jesucristo para que también puedan vivir en el Paraíso algún día, que por ello -dice Dios-, hay premios (coronas, casas bonitas, nombramientos, etc.).

Nuestro paso por este mundo es realmente corto, no durará más de 40, 50, 60, 70, 80 años, tal vez y, no es inteligente cambiar este efímero tiempo de vida en la tierra, por la existencia eterna que te ofrece Dios, si es que tú lo quieres, porque jamás te obligará a nada, porque recuerda que eres tú quien elige, que eres tú quien tiene el libre albedrío mi hermano.

Tomado del sitio GlobalHouse.jp bajo licencia escrita del pastor Ricardo Salazar.