Inicio » Devocional » LA RAZÓN DE SER
LA RAZÓN DE SER

LA RAZÓN DE SER

#NoticiasCristianas

Por favor haz clic aquí para votar por nuestra amiga Jennifer para respaldar su entrada al concurso de canto Project Aloft Star de MTV. ¡Muchas gracias!

Desde hace miles de años, filósofos y teólogos han procurado esclarecer uno de los grandes enigmas de nuestra existencia: ¿Qué otorga sentido a la vida? ¿Cuál es nuestra razón de ser? Todo el mundo anhela alcanzar la felicidad y sentirse realizado; pero ¿cuál es la felicidad verdadera y de dónde emana?

Los antiguos griegos entendían que la fuente de la felicidad es interior y que se cultiva llevando una vida plena. Tenían un término para ello, eudaimonía, que según Aristóteles es un estado de plenitud y armonía del alma como consecuencia de participar en actividades que nos obliguen a ejercitar nuestro talento y estimulen nuestras capacidades, de realizar acciones que redunden en beneficio de otros y de encauzar nuestra vida por una senda de principios y virtudes. No basta con poseer habilidad o disposición para algo; la eudaimonía exige que esa habilidad se traduzca en hechos.

En su Epístola a los efesios, el apóstol Pablo ruega a los cristianos que lleven una vida digna de su vocación. Prosigue diciendo que para ello es necesario que actúen con humildad, mansedumbre, paciencia, tolerancia y amor, y que se esfuercen por estar en paz con sus semejantes.

Llevar una vida virtuosa y regirse por buenos principios parece una buena idea. Desafortunadamente, dada nuestra naturaleza imperfecta, los seres humanos no podemos alcanzar a pulso ese ideal. Los creyentes, sin embargo, podemos echar mano del poder divino para trascender nuestras limitaciones. «Dios es el que me ciñe de poder, y quien hace perfecto mi camino».

Salomón, considerado el hombre más sabio de la Historia, también descubrió lo inútil y estéril de una existencia centrada en uno mismo y en el mundo. No obstante, dio con una solución. En el libro de Eclesiastés, al término de su búsqueda de la felicidad y el sentido de la vida, concluye: «Ya todo ha sido dicho. Honra a Dios y cumple Sus mandamientos, porque eso es el todo del hombre».

En la medida en que aprendamos a centrar nuestros pensamientos y nuestros actos en Dios y en el bienestar de los demás, nuestra vida tendrá un norte y un sentido más trascendente.

Efesios 4:1 (NVI) Por eso yo, que estoy preso por la causa del Señor, les ruego que vivan de una manera digna del llamamiento que han recibido,

Salmos 18:32 (NVI)
Es él quien me arma de valor
y endereza mi camino;

Eclesiastés 12:13 (NVI) El fin de este asunto es que ya se ha escuchado todo. Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre.

Ver Contenido Completo