Los milagros sí existen

A veces la existencia se vuelve áspera; la vida, cruel. Los cielos, de bronce, sellados herméticamente. Pero Dios vive, y escucha tus oraciones. Aquí te enseño cómo.