Los tiranos que viven en tu casa: los niños y el síndrome del emperador

Es caprichoso, no conoce de límites, es ingobernable, berrinchudo y sobreprotegido. ¡Seguro estamos hablando de un emperador tirano!