Inicio » Noticias » Mercado en Jerusalén refleja el cumplimiento profético para Israel
Mercado en Jerusalén refleja el cumplimiento profético para Israel

Mercado en Jerusalén refleja el cumplimiento profético para Israel

El mercado al aire libre de Jerusalén es uno de los lugares más coloridos y populares de la ciudad. También, es un sitio donde se puede ver el cumplimiento profético.

Mahane Yehuda, el campo de Judá, conocido como “Shuk” en hebreo, es el mercado más famoso de Jerusalén. Y como es el caso de muchos lugares en esta ciudad, no tiene nada de ordinario.
En la ciudad hay un camino muy conocido llamado la calle Jaffa. A finales de mil ochocientos, unos valientes judíos establecieron allí sus casas, lejos de la protección de los muros de la ciudad.

“Hoy día no se imaginaría algo así, pero cuando salieron de la Ciudad Vieja se mudaron a este tipo de barrios seguros y por eso el nombre del mercado es Mahane Yehuda. Se nombró por el barrio que fue construido en 1887″, explica la guía turística Hannah Ben Haim.

La calle Jaffa conecta a Jerusalén con el puerto del Mar Mediterráneo en Jaffa, considerado por algunos el puerto más antiguo del mundo.

“¿Quién pudo estar en esta calle en la historia reciente? Alguien como el General Allenby, cuando vino y conquistó la tierra de los Otomanos – 1917… Teodoro Herzl pasó por este camino. Pero si pensamos en algo realmente antiguo, pensamos en los cedros del Líbano, importados por David y luego Salomón. Tuvieron que entrar a Jerusalén desde Jaffa. Aunque no sabemos exactamente qué ruta tomaron…”, relata Hannah.

“Pero esta es la arteria principal… Ciertamente no ha desaparecido de la faz de la tierra. Fue transformada. Ahora es una calle peatonal al estilo europeo”, agrega.

“Es el Sabbat y tenemos que comprar jalá. El jalá es el pan trenzado del Sabbat y se vende en varios estilos, uno es más dulce que el otro”, precisa Hannah.

“Y tradicionalmente, se compran dos porque el viernes cuando los hijos de Israel estaban en el desierto, siempre tenían doble porción, ¿cierto?…”, añadió.

Muchas cosas en el Shuk tienen un simbolismo más profundo para los israelíes y los creyentes en la Biblia, como las aceitunas y el aceite de oliva.

“Claro, el olivo es parte del símbolo de Israel. Tenemos la menorá con dos ramas por Zacarías capítulo 4 que dice: ‘No por fuerza, ni poder…’”, señala Hannah, destacando que el aceite de oliva en el menorá del templo.

Decenas de países y culturas se representan en el Shuk, debido a judíos que regresaron a esta tierra desde 100 naciones distintas.

Un judío iraní abrió una tienda de especias en Jerusalén en 1953 y luego se trasladó aquí para el Shuk.

Hoy sus nietos aún administran la tienda, muelen y mezclan las especias igual como lo hacía su abuelo. Ellos venden mezclas que son buenas para el arroz, queso, ensaladas o postres.

“Entonces son tres generaciones mezclando y vendiendo especias aquí en Jerusalén, desde Irán”, dice Hannah.

Se estima que 200 mil personas visitan el Shuk cada semana, ricos y pobres, jóvenes y viejos, religiosos y seculares, así como judíos y árabes. Pero, también ha habido tragedias.

En el centro del Shuk, hay una pequeña placa en la pared que dice “Recuerda” en hebreo. En él se enumeran los nombres de 16 personas.

El 30 de julio de 1997, atacantes suicidadas mataron a 16 personas allí. Un ataque terrorista en el mercado casi destruyó todo, así que la municipalidad reinventó el Shuk para hacerlo uno de los lugares de moda en la ciudad.

“¿Cómo vamos a motivar a las personas a volver? Por eso los nuevos pisos y techos, aunque no parezcan muy nuevos… y también, la apertura a tantos tipos de tiendas y restaurantes, incluso la vida nocturna está aquí”, comenta Hannah.

“Obviamente ha sido muy exitoso”, señaló Ross.

“Todo funciona para bien. Esta tragedia trajo vida nueva”, expresa Hannah.

Más de 250 vendedores exhiben de todo, desde frutas y vegetales hasta quesos gourmet, nueces y artículos de boutique.

Y algunos de los mejores restaurantes de la ciudad están aquí. El restaurante Azura está en la sección iraquí del Shuk. Ha estado aquí durante décadas, comenzó en 1952.

Es un restaurante de carne kosher, sirve comida tradicional turca e iraquí. Una de las especialidades del restaurante es “Azura”, una berenjena cocida rellena de carne picada, piñones y canela.

Ross acordó que la comida es deliciosa.

¿Ves por qué han estado aquí tanto tiempo?”, preguntó Hannah.

“Es increíble la abundancia de comida. Quiero decir, los tomates son así y la variedad de alimento se acumula”, contestó Ross.

“Ezequiel profetizó: ‘Voy a darles tanta abundancia’. ¿Por qué es que Él nos da tanta abundancia? Entonces las naciones sabrán lo que estoy haciendo. Y aquí estamos viviendo y disfrutando hoy en día”, dijo Ben Haim.

Un judío religioso resumió lo que era el Shuk: él dijo que si uno quiere hablar con Dios, debe ir al muro occidental, pero si desea ver a Dios trabajando, debe ir al Shuk. Y fue exactamente lo que vimos.

Y eso es exactamente lo que vieron…