¡Mi esposa no me da el amor que merezco!

Me sentía resentido, defraudado por el amor. Este resentimiento alimentaba mi depresión y, en mi amargura, de manera tonta culpe a Kim por no darme el amor que yo merecía.