Miles de sirios huyen de ISIS y destrozan vallas de frontera turca

Las imágenes hablan por sí solas. Miedo, desesperación y tristeza es lo que se refleja en los rostros de las miles de personas que en los últimos dos días intentaron escapar de la ciudad siria de Tal Abyad, por el momento en manos del Estado Islámico, hacia Turquía.

Este fin de semana miles de civiles sirios formaron largas colas en la frontera para pasar a suelo turco. Sin embargo, las fuerzas de ese país utilizaron cañones de agua para detener el avance de los refugiados.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que esos desplazados llegaron desde zonas del norte y noroeste de Al Raqa, el principal feudo en Siria del grupo terrorista Estado Islámico (EI). En esas áreas del norte de Siria se registran desde hace días enfrentamientos entre los combatientes del EI y la milicia kurda Unidades de Protección del Pueblo.

Las fuerzas del orden turcas intervinieron contra grupos de refugiados sirios que cruzaban por un paso no regulado de la frontera mientras varios yihadistas intentaban impedir en el lado sirio que las familias pasaran a Turquía.

Un importante grupo de refugiados derribó entonces la valla en un punto cercano pero no pudo cruzar el foso fronterizo y se desplazó hacia un campo de minas, momento en el que las fuerzas de seguridad turcas acudieron para impedirles que atravesaran el lugar.

Al mismo tiempo, grupos de ciudadanos turcos acudieron a la valla y la policía intervino para mantener despejada la zona fronteriza. Finalmente, por la tarde los refugiados agolpados en el lado sirio pudieron empezar a cruzar de forma ordenada.

En las últimas dos semanas, unos 15.000 refugiados sirios han cruzado a Turquía por el paso de Akçakale. El viernes pasado, el Gobierno cifró en 13.500 el número de refugiados que llegaron a Turquía a través de ese paso desde comienzo de este mes.