NatGeo se burla de Cristo y su naturaleza divina en miniserie “Quién Mató a Jesús?”

KILLING JESUS(CristianoDigital.net)  Un Jesús frío, carente de carísma, sin autoridad divina y plagado de dudas, fue lo que pudo percibirse en la primera entrega de la miniserie televisiva “Quién Mató a Jesús?” (en inglés “Killing Jesus”), la nueva apuesta “documental” de la National Geografic estrenada este domingo en 171 países donde llega la señal del canal de tv paga alrededor del mundo.

Una excelente fotografía, buen diseño de vestuario y magnificas locaciones (el drama fue rodado integramente en Marruecos) un reparto integrado por  90 actores y 4.500 extras y un probado equipo de producción y realización encabezado por Ridley Scott es todo lo que esta saga “bíblica” puede presumir.

Basada en el libro homónimo de Martin Dugard y Bill O’Reilly “Quién Mató a Jesús?” es un filme espiritualmente vacío que más que un pretendido tributo (digno de Semana Santa) a la figura del Salvador de la humanidad, es una burla irreverente muy alejada de la verdad bíblica.

El Jesús que se nos vende en esta versión es un pelele ,vacilante, temeroso, desconocedor de su razón de existir e inseguro de sí mismo y de la misión que vino a cumplir. Un “profeta” tímido que necesita del apoyo moral y las palabras persuasivas de su primo Juan el Bautista para convencerle de que es el Elegido y que  “tarde o temprano, el calíz amargo tocará sus labios”.

Es un Jesús capaz de pronunciar un incendiario discurso político en el templo, para desafiar a las autoridades religiosas y a los invasores romanos, pero que se muestra débil, sin auntoridad alguna ante la presencia de demonios y vacilante a la hora de ejecutar sanaciones.

En un burdo intento de despojar al Mesías de su naturaleza divina, NatGeo lo presenta como un judío atormentado por la ocupación romana, que disfraza sus arengas cargadas de odio y contenido meramente político con parabolas de corte religioso.

La trama presenta muchos anacronísmos, y el guionista Walon Green se tomó inconcebibles licencias literarias para acomodar los hechos e introducir a los personajes del drama.

Lejos está siquiera de transmitir el realismo y la fluidez bíblico-histórica que consiguió Mel Gibson en “La Pasión de Cristo” o la energía y apego a la historia que lograron Roma Downey y su esposo Mark Burnett en “Hijo de Dios”.

Esta interpretación de Jesús que hace el actor Haaz Sleiman, un libanés, educado como musulmán, pero un agnóstico confeso, es hueca, carente de sentimiento y no alcanza los talones siquiera de Jim Caviezel o Diogo Morgado.

Su actuación no convence, ni transmite la confianza, fortaleza e intensidad que debe infundirse a un personaje que como hombre dividió en Antes y Después de El, la historia humana y que como Dios le ordenó al mar y al viento calmarse y ejecutó el plan maestro de la Salvación.

No obstante y como para justificar lo lejos que se encuentra esta versión del Jesús bíblico el propio Sleiman dice “lo que hizo grande a Jesús, no fue su divinidad, sino su humanidad” y agrega: “Humanizarle a él y a la historia en la medida de lo posible es el objetivo de esta producción. En otras es etéreo, espiritual, el hijo de Dios. Yo no tenía que probar eso. Este Jesús sangra cuando le hieren, sufre cuando lo azotan. Vino a este mundo para ser un hombre más”

Dicho todo esto, “Quién Mató a Jesús?” se incribe en la lista de los “documentos” ateos, antibíblicos y anticristianos a los que NatGeo ya nos tiene acostumbrados, y que no son otra cosa que meros intentos por desdivinizar a Jesucristo y minar la autoridad y veracidad de las Sagradas Escrituras.

Nueva vez estamos frente a una pieza más de la conspiración documental contra la fe, orquestada por el poder oscuro, oculto tras el Grupo Discovery para sembrar dudas en torno en torno a la naturaleza del Hijo de Dios y la eficacia de su misión Redentora.

Ficha Ténica:
Quién Mató a Jesús?
Título original: Killing Jesus
Año: 2015
País: Estados Unidos
Género: Biografía – Drama – Historia
Director: Christopher Menaul
Guión: Walon Green (Basado en el libro de Martin Dugard y Bill O’Reilly)
Productora: National Geographic Channel