No hay que imponerles nuestros gustos a los hijos

En muchas ocasiones, somos los papás quienes tratamos de imponer un gusto o afición a los pequeños. No hay que imponerles nuestros gustos a los hijos.