Inicio » Noticias » Once veces Estado islamico ofreció perdón a 21 cristianos degollados si negaban a Jesús, pero ellos no aceptaron
Once veces Estado islamico ofreció perdón a 21 cristianos degollados si negaban a Jesús, pero ellos no aceptaron

Once veces Estado islamico ofreció perdón a 21 cristianos degollados si negaban a Jesús, pero ellos no aceptaron

El 3 de enero empezó la odisea. Fueron cuarenta los días de cautiverio e incertidumbre que precedieron al momento del sacrificio máximo que vivieron los 21 cristianos egipcios degollados por el Estado Islámico la pasada semana y “renuncio a Jesús y al cristianismo y regreso arrepentido al Islám” era todo lo que debían decir si querían evitar una muerte segura. No obstante, ninguno de ellos flaqueó, ni negó a su Salvador. Su fe se mantuvo erguida y firme sobre La Roca que es Cristo.

“Fueron once las oportunidades que los milicianos le ofrecieron a los cristianos no matarles a cambio de la simple renuncia, pero no negaron a su Señor” cuenta con mucha satisfacción Mariam Malik, esposa de Magued Suleiman uno de los martires.

El resultado de su negativa de convertirse al Islám y renegar de Cristo, ya es historia mundialmente conocida: los 21 ofrendaron sus vidas a Jesús y murieron dando testimonio de su fe, justo en el momento en que las dagas y cuchillos de sus verdugos cercenaban sus gargantas.

Hablando para el diario El Confidencial Mariam añade orgullosa: “Si hubiesen dejado la cristiandad y hubiesen vuelto con vida, no les hubiésemos dejado entrar en casa, pero gracias a Dios no lo hicieron”.

Y es que aparte del dolor que como es natural embarga a los familiares de las víctimas, en el corazón de cada habitante del pequeño pueblo de Al Aur, arde un espíritu henchido por la satisfacción de servir a Cristo, y se muestran orgullosos de los suyos, a quienes consideran mártires. Todos coinciden en señalar la importancia de que no se hayan convertido al Islam para intentar salvarse.

“Durante los 40 días del secuestro, en el pueblo oramos y lloramos a Dios para que se mantuvieran cristianos hasta el final. Gracias a Dios, nos escuchó”,  dice el sacerdote Makar, de la iglesia de Santa María.

En Egipto, ya seas cristiano o musulmán, la fe es lo primero, pero una cosa es cierta, Al Aur ya no será jamás el que antes fue, pues ha perdido a catorce de sus hijos ilústres.

Por su parte, y en memoria de los héroes de la fe, el gobierno egipcio ordenó la construcción de una nueva iglesia en el pueblo, que se llamará “Iglesia de los Mártires de la Fe” y  compensación por la pérdida, las familias, recibirán unos 11.500 euros.

Aun así, en el pueblo seguirán los problemas estructurales. Al Aur, como tantos otros, seguirá siendo esa población de calles sin asfaltar lleno de jóvenes y mayores sin trabajo.

(CristianoDigital.net)