Operativo militar contra FARC en Colombia deja 18 guerrilleros muertos

El Ejército de Colombia ha profundizado las operaciones militares contras la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Un bombardeo contra un campamento del grupo terrorista en el departamento del Cauca, suroeste del país, dejó 18 guerrilleros muertos y dos heridos.
“Es el primer gran golpe contra las FARC desde que el presidente (Juan Manuel) Santos ordenó reanudar los ataques aéreos contra esa guerrilla el 15 de abril”, que habían sido suspendidos en marzo en señal de buena voluntad en el marco del proceso de paz, señaló una fuente del ministrio de Defensa. La prensa colombiana ha dicho además que el ataque militar fue también el más duro desde 2012.
El presidente Santos ratificó luego en Twitter su determinación de mantener la ofensiva militar contra la narcoguerrilla.
La operación, en la que intervinieron fuerzas militares y de la policía, tuvo lugar en el municipio de Guapí, unos 480 km al suroeste de Bogotá, en una zona de influencia de guerrillas y bandas narcotraficantes.
El objetivo era el Frente 29 de las FARC, uno de los más comprometidos con el narcotráfico. El grupo ha sido responsable del ataque en la isla de Gorgona el pasado 22 de noviembre que causó la muerte del teniente John Suárez Carvajal.
Tras el bombardeo, se registraron combates en la región ubicada en la costa del Pacífico, estratégica para el tráfico de armas y de drogas donde la guerrilla tiene una fuerte presencia. Los militares no reportaron bajas.
El asalto a Gorgona, ubicada a 35 kilómetros de la costa Pacífica colombiana, fue perpetrado por insurgentes luego de movilizarse en lanchas rápidas. El ataque fue el primero contra una isla en los más de 50 años de existencia de las FARC.
La isla fue, el siglo pasado, la prisión más temida de Colombia y allí eran enviados los delincuentes más peligrosos del país, hasta que en 1985 el Gobierno decidió cerrar la cárcel y convertirla en parque natural. Los militares muertos tenían como misión acompañar a los turistas que visitan Gorgona.
Días después del ataque, el jefe de la Policía, Rodolfo Palomino, informó la detención de un funcionario de la zona, acusado de filtrar información a las FARC previa al atentado contra la isla. El oficial acusó al detenido de haber tenido un “accionar traicionero y desleal con los miles de policías que entregan hasta su vida por Colombia”.
Proceso de paz y masacre de soldados
Las FARC sostienen negociaciones de paz con el gobierno desde noviembre de 2012 en La Habana.
En medio de una tregua unilateral por tiempo indefinido decidida por esa guerrilla en diciembre, 10 militares murieron el 15 de abril en una emboscada guerrillera en el convulsionado estado de Cauca.
“Fueron atacados con artefactos explosivos, granadas y armas de fuego, presentándose el asesinato de un suboficial y nueve soldados profesionales”, precisó en ese entonces el Ejército.
La unidad militar se encontraba ese día de descanso en un recinto deportivo en el corregimiento de Timba, perteneciente al municipio de Buenos Aires.
Si bien Santos siempre se había opuesto a un cese el fuego durante las conversaciones de paz, ordenó suspender los bombardeos contra objetivos guerrilleros el pasado 10 de marzo y por un mes, medida que prorrogó el 10 de abril para reducir la intensidad del conflicto armado.
El ataque en Cauca produjo un dramático cambio de estratégia, y Santos ordenó de inmediato reanudar las operaciones militares.

(AFP)