Inicio » Noticias » Paz y seguridad? Hamas estudia tregua de cinco años con Israel en Gaza
Paz y seguridad? Hamas estudia tregua de cinco años con Israel en Gaza

Paz y seguridad? Hamas estudia tregua de cinco años con Israel en Gaza

El movimiento islamista Hamás estudia una propuesta catarí para acordar un alto el fuego con Israel de cinco años que aliente la reconstrucción de la Franja de Gaza después de la guerra de mediados de 2014 y garantice la estabilidad en la zona.

Así lo confirmó el jefe de Relaciones Internacionales del movimiento islamista, Osama Hamdán, en una entrevista con el diario oficialista “Falastin”: “El liderazgo de Hamás está estudiando las ideas presentadas y tiene la intención de responder”.

Además de los líderes de Hamas presentes en el enclave, analiza la propuesta el máximo jefe del cuerpo político, Jaled Mishal, que se encuentra exiliado en Catar.

Esta idea de una tregua prolongada entre Gaza e Israel es la que trabajaba el exenviado especial del Cuarteto de Madrid, Tony Blair, antes de dimitir la semana pasada. Catar la retomó y la causa avanza.

Según se puntualizó, el plan implica reanudar las conversaciones sobre el alto el fuego alcanzado al final de la última agresión israelí en la Franja de Gaza con mediación de Egipto. Según ese pacto, el diálogo debía retomarse a los pocos meses para definir algunos puntos que no se habían concretado, como la posibilidad de instalar en Gaza un puerto y un aeropuerto, la apertura de las fronteras o el libre paso de personas, viernes y servicios por ellas. Esto se pospuso sine die y nunca se avanzó.

Tensión por informe de guerra
Las relaciones entre israelíes y palestinos no pasan por su mejor momento. El domingo Israel divulgó su informe militar sobre el conflicto bélico de 2014, en el que volcó en la milicia islamista Hamás toda la responsabilidad de la contienda.

Según datos de la ONU, más de 2.100 palestinos resultaron muertos, la mayoría civiles y 540 de ellos niños, en los 51 días que se prolongó la operación militar israelí en Gaza, mientras que en el lado israelí perecieron 67 soldados y seis civiles.

Entre sus conclusiones, Israel subrayó que las hostilidades ocurrieron en un entorno urbano, que en ellas se vieron involucrados actores no estatales que “vulneran la legislación internacional” y que éstos emplearon entornos civiles como refugio. En concreto, exculpó a los aviadores que dispararon sobre cuatro niños que jugaban en la playa en Gaza porque en la lejanía parecían milicianos, por ejemplo. O archivó la muerte de 190 palestinos -al menos 49 niños-, el 1º de agosto en Rafah, en lo que se denominó el “viernes negro”.

Ayer la dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanán Ashrawi tachó de “mofa flagrante a la justicia y los derechos humanos” ese documento. A su entender, se trata de “intentos israelíes de justificar sus crímenes de guerra y actos de terrorismo”.

“Israel debe ser objeto de responsabilidad legal y particularmente en la Corte Penal Internacional”, agregó la política, que exigió que la comunidad internacional ejerza presión sobre Israel.

Anteayer fue inaugurado el 29º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde se analizará el rol de las partes durante la pasada guerra en Gaza.

“En lugar de asumir la responsabilidad por erradicar a familias enteras y destruir barrios e infraestructuras en Gaza, Israel se exonera de culpa y da cobertura ‘legal’ a su Ejército por los crímenes de guerra cometidos y las flagrantes violaciones del derecho internacional a expensas del pueblo palestino”, arremetió la política.