Por miedo al Apocalípsis pareja EU asesina a tres de sus cuatro hijos y luego se suicida

Las autoridades han revelado escalofriantes detalles sobre la muerte de cinco miembros de una familia que fueron hallados en su casa de Utah, Springville, en un caso que desconcertó a la policía por sus extrañas circunstancias.

Según destaca CNN, el pasado 27 de septiembre, Benjamin y Kristi Strack, de 37 y 36 años, respectivamente,  fueron encontrados muertos recostados en la cama de su vivienda, mientras que en el suelo del dormitorio principal yacían los cuerpos sin vida de sus tres hijos pequeños de 11, 12, y 14 años.

La policía dijo que no había señales de violencia en la escena, sin embargo, al lado de cada uno de los cuerpos fueron encontrados vasos con líquido en su interior.

Finalmente, varios meses después del macabro hallazgo, la policía de Springville reveló las conclusiones de su investigación, en la cual se destaca que la pareja tomó niveles tóxicos de medicamentos (entre los que se encontraban metadona, un sucedáneo de la heroína), mismos que también suministraron a sus hijos pequeños con resultados fatales.

¿Pero por qué una pareja decidiría acabar con su vida y con la de sus propios hijos?

La investigación reveló que meses antes de su muerte, Benjamin y Kristi Strack hablaban constantemente sobre el apocalipsis y las ganas que tenían de dejar el mal que veían en el mundo. Según el portal web del Daily News, los amigos y familiares de la familia pensaban que lo que querían decir es que planeaban mudarse a algún lugar remoto en el que pudieran encontrar paz.

En lugar de esto llevaron a cabo un pacto suicida que tomó la vida de sus tres hijos.

De acuerdo con el portal de noticias Syracuse, la pareja había tenido problemas con las drogas en el pasado, además de lidiar con problemas legales y financieros.

Las autoridades dijeron que habían sido amigos cercanos de un interno de la prisión de Utah condenado a cadena perpetua por el asesinato de miembros de su familia en el nombre de Dios, asesinatos que fueron narrados en el libro de 2003 de Jon Krakauer,  “Under the Banner of Heaven”.

Las autoridades confirmaron que la pareja se suicidó y dio de beber a sus hijos pequeños la misma mezcla tóxica, por lo que la muerte de los niños de 11 y 12 años ha sido declarada como homicidio.

Sin embargo, la muerte del niño de 14 años ha quedado como indeterminada, debido a que las autoridades no pudieron concluir si fue asesinado o si decidió quitarse la vida con sus padres.