Inicio » Noticias » Pregúntale a Ernesto: El Mujeriego
Pregúntale a Ernesto: El Mujeriego

Pregúntale a Ernesto: El Mujeriego

(Por Ernesto Pinto)

Un amigo nos remitió la carta que ahora reprocimos aquí:

Amigo, Ernesto, la verdad es que no soy cristiano y mi vida es un enredo. Yo me equivoqué; me dejé llevar por las pasiones y el deseo y me involucré con una mujer que fue sólo una aventura y fruto de todo eso nació un niño. Como yo no amaba a esta mujer la abandoné y nunca me hice cargo de este niño; pues, no siento nada por ella. Yo sé que el niño no tiene la culpa pero no puedo hacer nada.

Al pasar los meses de esa aventura, entró en mi vida otra mujer que al igual que la primera, nuestra relación se basó solo en sexo y sexo y como imaginará también nació una niña. Y yo actué de la misma manera que el niño anterior. No la acepté, ni me responsabilice por ella.

Pero ahora que han pasado unos 5 años me siento muy arrepentido de esto y quisiera remediar todo lo malo, y poder ayudar a estos niños. Pero lo que pasa es que esta vez estoy muy enamorado de una mujer quien tiene un bebé de un compromiso anterior. Y, a ese niño, yo lo quiero y ella sabe que yo lo quiero y lo amo, pero yo nunca le he dicho de las cosas que me han pasado y de los niños que hay en mi vida. Sin embargo, yo viajé a otro país para que se calmara todo, pero que voy en este país es peor. Cada día que pasa me recuerdo de todas las cosas que he hecho, y por eso no quiero que esta mujer, de la que estoy enamorado, que sufra y solo quiero encontrar una solución. Me falta valor para todo, pues, me siento derrotado ante todo, por todas las cosas que me han pasado y deseo alguna solución. La verdad es que cada día que pasa mi tormenta crece más y más. Espero alguna respuesta pronto. Pues, no soy cristiano y no sé como solucionar esto.

Un peruano arrepentido

Respuesta

Mi amigo, cuando uno daña a otra persona, la conciencia nunca nos dejará descansar. Es el reloj despertador que Dios ha implantado en nuestro espíritu. Pero de nada sirve si solo tenemos un “ataque de conciencia” ¿Cómo podemos actuar para ese “lastimar” de conciencia? Solo con acciones concretas que nos lleven a corregir la situación por la cual nuestra conciencia está agitada.

Me alegra escuchar la palabra “estoy arrepentido”. ¿Qué significa arrepentirse? Dar un giro de 180 grados. Ir en una dirección y volverse en la ruta contraria. Nuestro Dios es el Dios que se goza en darnos una segunda oportunidad.

Si genuinamente te has arrepentido de haber abandonado a tus hijos, nunca es tarde para tomar responsabilidad. En tu caso arrepentirse significará que tendrás que tomar responsabilidad por los hijos a los cuales les negaste tu amor y apoyo.
Te animo a que te contactes con las madres de estos niños y les comuniques tu deseo de ayudarles económicamente y si es posible ser parte de la vida emocional y espiritual de tus hijos. Así el arrepentimiento se convierte en hechos.

Te cito aquí parte de lo que escribiste para poder darte algunas ideas.”Pero lo que pasa es que esta vez estoy muy enamorado de una mujer quien tiene un bebé de un compromiso anterior. Y, a ese niño yo lo quiero y ella sabe que yo lo quiero y lo amo, pero yo nunca le he dicho de las cosas que me han pasado y de los niños que hay en mi vida.” Que bueno saber que no solo amas a la mamá, sino también al hijo que no es tu hijo. Esa es una actitud loable. Necesitamos más padrastros buenos y amorosos en un mundo de madres solteras. Al “sembrar” amor en este niño que no es tuyo, tal vez los hijos que abandonaste “cosecharán” amor de sus respectivos padrastros.

Insistes que no eres cristiano, y por ello entiendo que no has entregado tu vida a Cristo. Bien, no esperes más. Hoy es el día de salvación. (Hebreos 3:15) Dios está disponible para ti. Aceptar a Cristo para salvación de nuestras almas es sencillo. Simplemente tienes que aceptar que tu, como toda la raza humana somos pecadores, (Romanos 3:23) y que Dios dio el regalo de la salvación al enviar a su único hijo para pagar el precio en aquella horrible cruz. (Juan 3:16)

Te dije que esto es simple; lo único que requiere es verdadero arrepentimiento (2 Pedro 3:9) e invitar a Cristo al corazón. Si deseas puedes repetir esta oración: “Señor Jesus, te entrego mi vida. Ven a mi corazón. Se que muchas veces he pecado contar ti, pero hoy decido aceptar el sacrifico que hiciste por al morir en la cruz. Hazme un hombre nuevo por el poder de tu Espíritu Santo. Amen.”

Mi amigo, la Biblia nos enseña que la muerte en la cruz es la que nos justifica delante de Dios. Justificados, pues por la fe tenemos paz par con Dios. (Romanos 5:1) Él nos ha prometido un nuevo comienzo. Lee: 2 de Corintios 5:17 “Por lo tanto, si alguno está en Cristo es una nueva creación.”

Ahora que Cristo ha venido a ser dueño de tu corazón, te aseguro que El te dará la fuerza y la voluntad de no huir más de tus responsabilidades. El te dará la gracia para que respetes el matrimonio y que entiendas tu responsabilidad como padre. Ningún niño ó niña merece ser abandonado por su padre.

Que Dios te ayude.

Espero que sigamos en contacto.

Dios te ama y yo también.

Publicado del sitio www.encuentro.ca bajo licencia escrita del pastor Ernesto Pinto.
Los conceptos emitidos en este articulo son de la responsabilidad de su autor. CristianoDigital.net no se solidariza necesariamente con ningún contenido de tipo doctrinal.