Inicio » Noticias » Princípios para el Exito: Un Evangelio completo
Princípios para el Exito: Un Evangelio completo

Princípios para el Exito: Un Evangelio completo

(Por Daniel González)

“Mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios”. (1 Corintios 1:24)

UNVI: “Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios”.

Dios es la fuente de todo poder y toda sabiduría, Cristo es el canal para que ese poder y esa sabiduría lleguen a nuestra vida.

Muchas veces lo es en cuanto al poder, pero no en cuanto a la sabiduría, no dudan en buscar el poder de Dios para su vida, pero sí en buscar su sabiduría para conducirse en ella.

El poder y la sabiduría no se contraponen, se complementan, para experimentar el poder del Señor hace falta tener fe en Él.

Para recibir la sabiduría de Dios, también es necesario tener fe para ponerla por obra.

Gran parte del Pueblo de Dios ha recibido milagros, lo que le falta es recibir también la sabiduría de parte de Él para ser bendecidos de forma completa.

  • Recibió el milagro de conseguir trabajo, pero le faltó sabiduría para conducirse en él.
  • Recibió el milagro de recursos materiales, pero le faltó sabiduría para administrarlos.
  • Recibió el milagro de dar a luz un hijo, pero le faltó sabiduría para criarlo.
  • Recibió el milagro de poder casarse, pero le faltó sabiduría en su matrimonio.

Debemos poner el mismo énfasis en el poder de Dios como en su sabiduría, porque en Cristo están ambos disponibles para nosotros.

Necesitamos, junto con las noches de poder, hacer noches de sabiduría y, junto con las campañas de milagros, también campañas de conocimiento.

A la hora de evangelizar también debemos tenerlo en cuenta ya que muchos en este tiempo no necesitan un milagro sino sabiduría para vivir.

No vivas un Evangelio parcial, viví un Evangelio completo, es decir, un Evangelio de poder y de sabiduría.

Yo bendigo tu vida con un Evangelio completo para, de esta forma, poder estar completo en Cristo, y desarrollarte integralmente en todo.

Publicado bajo licencia escrita del pastor Daniel González