Prometedor medicamento contra ébola empieza a dar señales de que sería efectivo

Un medicamento antiviral experimental contra el ébola está mostrando algunas señales alentadoras de efectividad en sus primeras pruebas en humanos en países de África occidental, pero solo si los pacientes lo reciben cuando comienzan los síntomas de la enfermedad.

Como el estudio del medicamento favipiravir está apenas en sus primeras etapas en esa región y se le ha suministrado a muy pocas personas todavía no se puede conocer el grado de utilidad del fármaco. Otros factores, como una mejor atención médica, pueden tener efectos positivos, pero se carece de una comparativa con grupos de pacientes que no han recibido el tratamiento o han tomado un fármaco distinto.

Los resultados en los primeros 69 adultos y adolescentes fueron dados a conocer el lunes. Entre los que recibieron el fármaco cuando tenían niveles bajos del virus, la tasa de supervivencia fue de 85%. La estadística parece un avance respecto del promedio de 70% entre pacientes atendidos en las mismas clínicas dos meses antes del inicio del estudio, dijeron investigadores durante la Conferencia de Retrovirus en Seattle.

El medicamento no tuvo efectos positivos entre quienes lo recibieron más tarde. Desafortunadamente, había transcurrido un tiempo medio de cinco días desde el inicio de los síntomas cuando los pacientes buscaron atención médica y para entonces ya tenían muy desarrollada la infección.

“Tenemos evidencia preliminar” de que el favipiravir puede ser efectivo, dijo en un comunicado Carlos Moedas, Comisionado Europeo para Investigación, Ciencia e Innovación, cuyo organismo contribuyó a la financiación de los trabajos.

“Si las actuales pruebas en marcha confirman estos resultados (el favipiravir) se convertirá en el primer tratamiento desplegado contra esta mortal enfermedad en el actual brote”, agregó.

El actual brote de ébola es el más grave en la historia. Se han registrado casi 23.000 casos, de los cuales casi 9.000 terminaron en muertes, principalmente en Liberia, Guinea y Sierra Leona, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

No existen medicinas ni vacunas específicas para combatir el virus, aunque algunas de índole experimental están en prueba. Favipiravir, también conocido por su nombre de marca, Avigan, es fabricado por la empresa japonesa Toyama Chemical.

El medicamento fue aprobado el año pasado en Japón para atender a enfermos de gripe y las pruebas han dejado entrever que también podría funcionar contra otros virus.

Una enfermera francesa que contrajo el ébola durante su voluntariado en África con Médicos Sin Fronteras se recuperó después de recibir favipiravir.

El nuevo estudio comenzó en diciembre en dos unidades de tratamiento contra el ébola en Guinea que dirigía la organización internacional de asistencia humanitaria. Otros participantes en el estudio fueron el grupo de asistencia Alianza para la Acción Médica Internacional y el INSERM, la agencia de salud pública de Francia.

Incluso los médicos que han participado en el estudio reconocen que son necesarias más investigaciones para determinar la seguridad y efectividad del medicamento.

(AP)