Inicio » Noticias » Propuesta Institucional: Carta Abierta del Dr. Dunker
Propuesta Institucional: Carta Abierta del Dr. Dunker

Propuesta Institucional: Carta Abierta del Dr. Dunker

A mis hermanos en la fe y a todo el país:

El 25 de enero del año 1958, con apenas 15 años de edad, tomé la decisión de seguir el evangelio, y durante 57 años he militado en los caminos de la fe.

Me tocó vivir la dictadura, y recuerdo aquella vez que nos llevaron de la escuela a votar por Trujillo en una de sus conocidas farsas electorales. Había decidido hacerlo en contra, pero, al entrar al lugar, nos encontramos con el sindico que nos dice: “Vengan mis hijos, pónganse en esta fila los que van a votar por Trujillo”, mientras en otra fila, completamente desierta, estarían los que iban a votar en contra. Admito que no me atreví a meterme en la otra fila, sino que voté por el dictador.

También recuerdo que en una ocasión, el día de Santa Cecilia, mis compañeros me escogieron para hablar en un acto publico, para lo cual preparé mi discurso, el cual fue revisado por un delegado del Partido Dominicano, quien me observó que ‘no había manejado bien la parte política’ (pues faltaban las loas al dictador), por lo cual en pocos días me entregaron un nuevo discurso en el que invitaba a mis compatriotas “a votar por el excelentísimo y generalísimo doctor Rafael Leónidas Trujillo Molina”, lo cual me puso en un aprieto, pero de nuevo, no me atreví a enfrentar el poder.

Cuando mataron a Trujillo (1961) me las desquité todas, y organicé con otros estudiantes la Asociación Nacional de Estudiantes Secundarios (ANES), de la cual fui presidente, participando en marchas, movilizaciones, y enfrentamiento con los “remanentes del trujillato”. Luego en la UASD fui delegado al Claustro y Consejo Técnico por el FUSD. Entré al nuevo momento histórico de nuestro país con todas las esperanzas de construir ¡por fin! la democracia.

Medio siglo después observo perturbado la manera como los revolucionarios de ayer se convierten en los depredadores del Estado de hoy. Alarma pensar que el Foro Económico Mundial nos señalara en el 2012 como el país con más “despilfarro gubernamental” y con más “desviación de los recursos públicos”, entre 144 que fueron analizados. Alarma todavía más que el Centro Reina Sofía de España nos ubicara en el 2011 como el país con más violencia doméstica en todo el mundo, y el World Justice Project (2011) definiera nuestro congreso como uno de los más corruptos del mundo. También tenemos notas sobresalientes en prostitución, embarazo adolescente, consumo de alcohol, suicidio, y, sobretodo, en la poca fiabilidad de nuestros servicios públicos, mucho peores a los ofrecidos bajo la dictadura.

¿Quién confía en los hospitales o las escuelas públicas? ¿Quién confía en la justicia dominicana o en la policía nacional? El agua de nuestros acueductos no es potable, y somos líderes mundiales en apagones. Asistimos a un momento cuando los servicios que presta el Estado son una verdadera calamidad, por lo que solo acuden a ellos “los que no tienen ni con qué caerse muertos”. Mientras esto sucede, el comesolismo se impone como una plaga: para conseguir un puesto, o para conseguir un ascenso, hay que tener una carta del partido o de un diputado, mientras los funcionarios emplean en el tren burocrático a toda su familia; los pocos multifamiliares que se han construido se entregaron exclusivamente a los dirigentes del partido, y los funcionarios públicos son casi todos miembros del Comité Ejecutivo del partido oficialista o de los partidos aliados, de modo que los que no pertenecen a esa mafia, no tienen derecho.

Como si lo anterior fuera poco, el país ha tenido que acostumbrarse a unos contratos literalmente ‘leoninos’, como es el caso de la mina de Cotuí, la más grande del mundo, ¡y se la entregamos a una compañía extranjera para que la explote, en lugar de hacerlo nosotros mismos, para nuestro propio beneficio!

Para contrarrestar la indignación ante este desastre, las autoridades han aprendido como adormecer la conciencia del pueblo. Mientras los funcionarios ganan millones, entregan a los pobres ‘tarjetas de solidaridad’ que no resuelven nada, pero entretienen y amarran. Con ese mismo propósito, los diputados tienen su ‘cofrecito’ y los senadores su ‘barrilito’, en una demostración descarada de ‘clientelismo político’. Para completar este ‘lavado cerebral’, el actual presupuesto incluye RD$270 millones mensuales, solo para propaganda del Poder Ejecutivo, lo cual se usa para comprar periodistas de radio y televisión, para que acomoden las informaciones, y no permitan al pueblo discernir la magnitud del problema.

Como parte de esa efectiva técnica de lavado cerebral los políticos de turno han descubierto la manera efectiva de acallar la voz profética de la iglesia: ¡dádivas a los pastores para construir sus templos! El cambalache incluye guardar silencio ante el pecado social, darles la bendición a los pecadores, e incluso influir en la feligresía para que les den su voto.

La Biblia dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y que comunión la luz con las tinieblas? ¿Y que concordia Cristo con Belial? ¿O que parte el creyente con el incrédulo? ¿Y que acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?” (I Co.7.14-15). También dice: “Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo, y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (I Co.7.17-18).

El papel de la iglesia es asumir una voz como los profetas del Antiguo Testamento (Is.1.21-23; 10.1; Jer.5.28-29), y como el apóstol Santiago en el NT (5.1-7). El Dios que hizo los cielos y la tierra tiene poder para darnos todo lo que haga falta (Fil.4.19). Ojalá que no nos pase como Esaú que vendió la primogenitura por un plato lentejas (Gen.25.34), sino que escojamos bien: “de entre tus hermanos pondrás rey sobre ti; no podrás poner sobre ti a hombre extranjero, que no sea tu hermano” (17.15).

Les informo del surgimiento de PROPUESTA INSTITUCIONAL CRISTIANA (PIC) como una oportunidad de ser “sal” y “luz” (Mt.5.13-16) en medio de la situación actual, y como resultado de la fusión de 12 organizaciones que se gestaban desde las iglesias cristianas. ¡Está bueno ya de que nos utilicen para sus nefastos propósitos! Llevaremos candidaturas locales y nacionales, incluyendo candidatura presidencial.

A partir de ahora me acojo a la promesa de Dios: “Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas” (Deu.28.13,44).

Tu hermano en Cristo,

José Dunker L.
12 de abril, 2015