Que llorar no te avergüence, porque estás en camino de fortalecerte

El llanto no es un signo de debilidad o egoísmo. No es bueno hacer parar el llanto solo porque es molesto o incómodo. Quien llora tiene posibilidades de ser feliz.