Inicio » Reflexiones » Reflexiones – A mi hijo ya crecido

Reflexiones – A mi hijo ya crecido

Mis manos estaban ocupadas en el día;
No tuve bastante tiempo para jugar
Los pequeños juegos que me pediste…
No tuve bastante tiempo para ti.