Inicio » Noticias » Ser Cristiano en India es un reto cada vez mayor
Ser Cristiano en India es un reto cada vez mayor

Ser Cristiano en India es un reto cada vez mayor

Desde la llegada al poder de Modi, se dan cada vez más ataques organizados contra iglesias e individuos. Líderes hindúes animan a la violencia. El actual primer ministro de India, Narendra Modi, asumió su cargo hace ahora un año. Entonces, los expertos alertaron  de que su elección era una mala noticia para los cristianos. Modi había formado parte de la Rashtriya Swayamsevak Sangh, una organización que ha provocado disturbios sectarios en India, donde un 80% de la población es hindú.

Cuando tomaba posesión del cargo, en mayo de 2014, surgían las preguntas: ¿perderán libertades las minorías, especialmente la cristiana? ¿Será el nuevo hombre fuerte del país capaz de frenar a los radicales violentos con los que tenía lazos ideológicos?

En febrero, se daban protestas de cristianos en la capital Nueva Delhi después de que se atacaran comunidades cristianas. La policía respondió con la detención de un centenar de los manifestantes.

Ahora, un informe del activista cristiano John Dayal apunta a que desde enero de 2014 a marzo de 2015 se han denunciado en India más de 600 casos de agresión a minorías religiosas, que causaron la muerte de 43 personas.

De estos, por lo menos 149 ataques se dieron contra cristianos. Uno de los que encienden la llama de la persecución sería Munna Kumar Shukla, líder hindú que aseguró públicamente que atacar iglesias cristianas en el país no es una violación de la ley, porque las iglesias no son lugares de adoración, sino “fábricas para convertir hindúes al cristianismo”.

Según el activista R. K. Chattree en los últimos seis meses se ha repetido un mismo modus operandi, lo cual indica que “el papel del mismo grupo en todos los incidentes”,  según.

Grupos consideran que hay evidencias que muestran un “intento sistemático de radicales hindúes para intimidar a cristianos bajo el nuevo gobierno”. Modi, por su parte, no responde a las agresiones con claridad, denuncian los cristianos, que son un 2,3% de la población. Según Puertas Abiertas, India es el país número 21 de su Lista Mundial de Persecución 2015, siendo un país más peligroso para los cristianos que Etiopía, Egipto o China.