Si quieres encontrar el amor, debes arriesgarte

Si aún estás en la espera de que el amor toque a tu puerta, estás equivocado: ponte los zapatos de salir y ve a buscarlo.