Tras impedirlo los nazis por tener un origen judio, se doctora a los 102 años

La pediatra alemana Ingeborg Syllm-Rapoport había sido privada del título en 1938 por sus orígenes judíos.

La pediatra alemana Ingeborg Syllm-Rapoport, de 102 años, recibió oficialmente ayer el diploma de doctorado del cual había sido privada en 1938 por los nazis a causa de sus orígenes judíos, según la clínica universitaria de Hamburgo.

Según el centro educativo, Syllm-Rapoport es «probablemente la más anciana del mundo» en recibir un título como este.

Syllm-Rapoport había estudiado medicina en Hamburgo, trabajó como médico asistente en el hospital judío de la ciudad entre 1937 y 1938, período durante el cual escribió su tesis de doctorado, consagrada a la difteria.

Pero nunca pudo sostener su tesis ante un jurado puesto que las autoridades universitarias nazis, «en aplicación de leyes raciales en vigor», se lo impidieron «a causa de sus orígenes judíos».

El pasado 15 de mayo, con 102 años de edad, superó con éxito esta prueba oral ante un jurado integrado por tres profesores llegados desde Hamburgo a su apartamento en la capital Berlín.

Nacida en 1912, en el 38 se fue a Estados Unidos, pero en 1952, debido a la caza de brujas de MacCarthy, volvió a Alemania, esta vez a la RDA.

Allí fundó en 1969 la primera cátedra de neonatología en Alemania. Aún ahora sigue viviendo en Berlín, en la zona privilegiada de la RDA.