Una carta para el papá de Koldo (y para todo padre ausente)

A veces los psicólogos nos transformamos en héroes cuando los niños descubren que podemos descifrar en sus dibujos o juegos como el dolor les hinca el diente en el alma.