Inicio » Noticias » Una mujer cuida de 51 huérfanos del Ébola en su propio hogar
Una mujer cuida de 51 huérfanos del Ébola en su propio hogar

Una mujer cuida de 51 huérfanos del Ébola en su propio hogar

#NoticiasCristianas

A sus 60 años, Hannah Kanu ha hecho el sacrificio más extraordinario de su vida, adoptando a 51 niños huérfanos por causa del virus Ébola en Sierra Leona.

A unos 20 km al este de Freetown, accesible sólo a través de una serie de sinuosas carreteras polvorientas, abren a un impresionante paisaje, una casa con 51 niños que perdieron a sus padres por el virus del Ébola. Donde Hannah cuida de los pequeños y los lleva a la escuela que cuenta con más de 160 alumnos, casi un tercio de los cuales son huérfanos. Los 51 viven en casa de Hannah, pero ella está feliz con proyectos de construir algo mejor para los pequeños.

Sin embargo, recordar la tragedia la entristece, dijo: “Algunos de estos niños estaban durmiendo en el mercado porque no había nadie quien cuidara de ellos. Algunos dormían en las salas de cine. Era muy triste. Cuando los enviaba a la escuela, oraba todos los días a Dios, debido a que los niños me exigían materiales y yo no podía proporcionárselos. Después de un tiempo, gente extraña comenzó a ayudarnos y ahora es simplemente demasiado”, expresó.

Ishakorma de diez años compartió su historia entre susurros apenas audible. Ella perdió a 13 miembros de su familia en tan sólo tres semanas; 12 de ellos por el Ébola. Su abuela era incapaz de alimentar o cuidar de ella, se vio obligada a llevarla a Hannah. Ahora, ella va a la escuela y se le da tres comidas al día. La esperanza y el sueño por un futuro mayor es su meta. Ella quiere ser un abogado, “De ese modo puedo ayudar a la gente al igual que la gente me está ayudando en este momento”, pronunció.

Contenta por la recompensa que trajo su sacrificio, Hannah quiso finalizar diciendo: “Me preocupa cómo voy a seguir cuidando de ellos, es realmente difícil para mí hacer frente a este tipo de familia, pero confío en Dios que hará todo. Yo sólo sigo aferrada a mi fe y orando a Dios porque solo Él ha hecho cosas grandes para mí”, concluyó entre lágrimas.

Ver Contenido Completo