Vaticano acepta renuncia de obispo que encubrió a cura pedófilo de Kansas City

El papa Francisco aceptó la renuncia del obispo estadounidense Robert Finn, quien aceptó su culpa al no informar a las autoridades los supuestos abusos sexuales a menores por parte del reverendo Shawn Ratigan.

Este caso salió a la luz pública hace tres años cuando el reverendo Ratigan se declaró culpable de pornografía infantil al encontrar en su computadora varias fotos de niñas tomadas dentro y alrededor de la iglesia donde él desempeñó funciones.

En 2012 Ratigan fue condenado a 50 años de cárcel mientras que al obispo Finn, luego de aceptar su responsabilidad al ocultar el delito por más de seis meses se le asignó una condena de dos años de libertad condicional.

Robert Finn sigue siendo el cargo eclesiástico de mayor rango condenado en Estados Unidos por no tomar medida ante acusaciones de abusos sexuales por parte de un religioso.

Hasta ahora el Vaticano directamente no había tomado una decisión de qué haría con Finn e incluso se le criticó por no tomar acciones inmediatas, y se le acusó a la iglesia de seguir protegiendo a los obispos.

Pero finalmente Finn se acogió a un código de la ley canónica que permite dejar el cargo por enfermedad o por un motivo “serio” que les haga inadecuados para el puesto.