Featured Sed In Lacus Ut Enim

Aliquam erat volutpat. Duis ac turpis. Donec sit amet eros. Lorem ipsum dolor. Mauris fermentum dictum magna. Sed laoreet aliquam leo. Ut tellus dolor, dapibus eget, elementum vel, cursus eleifend, elit. Aenean auctor wisi et urna. Aliquam erat volutpat.

23 de Agosto: Un Amor Incondicional

Escucha:

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)

Piensa:

Las Sagradas Escrituras nos dicen que el amor es la esencia misma de lo que es Dios (1 Jn 4.7). Así que, si usted no cree que Él le ama incondicionalmente, nunca lo conocerá en realidad ni tendrá paz genuina en su relación con Él.

¿Cómo definir el amor? Es Jesús llegando generosamente a la humanidad, dándose a nosotros y trayendo el bien a nuestra vida, ya sea que le aceptemos a Él o no. Romanos 5.8 nos dice que su amor y su preocupación por nosotros son tan inmensos, que dio su vida por nosotros cuando éramos todavía sus enemigos. La Biblia dice que Él comenzó a expresarnos su amor aun antes de la fundación del mundo (Ef 1.3-5). ¡Esto significa que nuestras acciones no tenían absolutamente nada que ver con el amor que Él nos tiene!

El interés de Dios por nosotros no tiene ninguna condición o restricción, y no se basa en que le reciproquemos su amor. Ni tampoco tiene Él más amor por las personas “buenas” que pudieran parecernos más dignas. Él nos ama aun estando en pecado, aunque no nos hayamos arrepentido. ¿Nos da esto licencia para desobedecer? No, nos da poder para vivir en santidad, andar en obediencia al Señor, y aprender a amarlo de la manera que Él merece. Obedecerle es recibir el amor que Dios ha estado ofreciendo desde el principio.

Pero, para experimentar ese amor maravilloso y absoluto que Dios nos tiene, usted debe aceptarlo. Dígale sí a este regalo extraordinario que Él quiere derramar sobre usted. Deléitese y permita que éste se derrame sobre quienes están a su alrededor.

Ora:

Señor, quiero obedecerte y servirte siempre con la mayor fidelidad a través de los dones que has puesto en mí, para ser digno de ese regalo maraviloso, que es Tu amor y cuidado, permamenten y sin condiciones.

Powered by WPeMatico

22 de Agosto: Barreras a Un Compromiso

Escucha:

Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre.(Hebreos 6:10)

Piensa:

La mayoría de nosotros somos rápidos para decir que amamos a Dios, pero a veces nuestra disposición a servirle es otra historia. Piense sinceramente si alguna vez pensó o dijo: ¡Te amo, Señor, pero no me llames a hacer eso! O tal vez le sirvió, pero con una actitud incorrecta.¿Qué hace que seamos servidores renuentes?

Las ocupaciones: A veces, nuestras agendas están tan llenas, que no hay espacio para obedecer al Señor cuando nos llama a servir. Todos necesitamos tener “márgenes” de tiempo en nuestras vidas si queremos someternos a la voluntad de Dios.

El sentimiento de incompetencia. Quizás no se siente capacitado para servir, y piensa: Seguramente hay alguien con más talento que yo, que podría hacer ese trabajo. Pero eso es solo una excusa; el Señor promete equipar a quienes llama (2 Co 3.4-6).

El egoísmo. El servicio que implica un sacrificio nunca es cómodo. Puede exigir que cambiemos nuestros planes, renunciemos a nuestras comodidades, o incluso que hagamos sacrificios económicos.

La falta de amor. Lo que nos resulta más difícil de reconocer es que simplemente no nos importa lo suficiente. Nuestra renuencia a servir a otros revela una falta de amor al Señor. Quienes aman a Cristo con todo su corazón, le servirán con gozo ayudando a personas de su familia, su trabajo, su comunidad y su iglesia.

¿Es usted rápido para obedecer al Señor cuando surge una necesidad, o es un siervo renuente preocupado solo por sus propios planes y deseos? Cualquier servicio que haga en el nombre de Jesús no será en vano. Usted experimentará el gozo de dar, y la seguridad de que el Señor no olvidará su sacrificio.

Ora:

Señor, cóncedeme la disciplina para obedecerte en las verdades que nos muestran Tus Escrituras y la confianza para creer en Tus maravillosos planes; y no, en nuestros propios deseos.

Powered by WPeMatico

21 de Agosto: Poder Influenciar

Escucha:

El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien; pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca. (Lucas 6:45)

Piensa:

Aunque nuestros círculos de influencia varían de tamaño, todos tenemos el poder de influenciar a otros para bien o para mal.

Daniel no tenía el propósito de impresionar o influenciar a los demás, pero algo de su personalidad afectaba a todos los que tenían contacto con él (Daniel 1:21), desde los servidores más humildes hasta reyes de imperios. Lo que hacía distinguir a este joven era su compromiso con sus convicciones. Creía en la verdad absoluta de las Escrituras. Cuando fue llevado a Babilonia, se “propuso” no contaminarse con la comida del rey, porque sabía que comer carne ofrecida a los ídolos estaba prohibido por la ley mosaica.

Eran las convicciones de Daniel, no su entorno, las que determinaban su conducta. Nuestro mundo ofrece multitud de maneras de transigir en lo que sabemos que es correcto, pero si decidimos seguir nuestras convicciones, también podremos mantenernos firmes en obediencia a Dios. Aunque este mundo incrédulo puede burlarse de nuestros valores y estilo de vida, su respeto por nosotros disminuye cuando vacilamos y cedemos a las tentaciones. Y lo peor es que nuestro testimonio como seguidores de Cristo se ve destruido.

La convicción en cuanto a la verdad de Dios es como un ancla. Cuando soplen los vientos de la opinión, y las olas de la tentación nos golpeen, podremos saber con certeza la forma correcta de responder. No vacile en su obediencia al Señor. Su firme posición en defensa de lo correcto podrá influir poderosamente en los demás. La convicción en cuanto a la verdad de Dios es como un ancla.

Ora:

Señor, permíteme llevado por Tu verdad y Tu guía, dejar una huella positiva en todos aquellos con los que tenga contacto, este y todos los días.

Powered by WPeMatico

Powered by WPeMatico

20 de Agosto: Precioso Galardón

Escucha:

“Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros”. (Mateo 5:11-12)

Piensa:

Jesús nos entregó dos grandes mandamientos, amar a Dios y después a los demás (Marcos 12:29-31) sin embargo no nos alentó a esperar que ese amor que entregamos fuera retribuido. En las palabras de hoy, incluso, nos alertó de lo contrario, estar preparados para las injusticias, los padecimientos, las intrigas que pueden afectarnos.

Jesús nos instruyó a amar sabiendo que Dios intenta habitar en el corazón de todos los hombres, pero que no todos ellos lo dejan entrar y por ello estamos expuestos a ser heridos. No obstante, nos dio también varias instrucciones importantes en lo que respecta a amar: 1. Todo el amor empieza con Dios (1 Juan 4:19) y 2. La intención de Dios es que todos aquellos que reciben su amor se conviertan en canales de ese amor hacia los demás.

Fuera de Dios, quien es amor en sí mismo, ninguno de nosotros podría amar ni ser amado de verdad (1 Juan 4:7-8).

Por ello, vayamos junto al Señor, andando en Su amor, sabiendo que muchos pueden no recibirnos, y que otros pueden dañarnos, pero siendo conscientes de que ese amor es suficiente para sanar el dolor y mantenernos en pie, para seguir adelante.

Ora:

Señor, Permíteme hoy agradecerte mediante mi obra, no la bendiciones que has traído a mi vida, sino tu amor que es el que las ha hecho posibles. Ese amor que es abundante, indispensable y suficiente, para en cualquier situación, mantenerme. Amén.

Powered by WPeMatico