¿Te golpeó la crisis económica? Esta podría ser la solución.

#Devocional

La inseguridad económica es un mal que afecta a cada vez más personas. La quiebra de empresas e instituciones financieras es hoy pan de cada día. No es de sorprenderse, pues, que tanta gente ande preocupada y angustiada por la vulnerabilidad de sus medios de sustento y el futuro de su hogar.

En épocas de dificultad y de incertidumbre es lógico preocuparse antes que nada por la propia familia. Si hasta hace poco apoyabas económicamente a tu iglesia o a diversas instituciones de caridad, puede que ahora —ante las sombrías perspectivas de cara al porvenir— dudes de la sensatez de  practicar la generosidad y la beneficencia.

La verdad de las cosas es que si quieres contar con la bendición de Dios, la generosidad sigue tan vigente como siempre: «Dios ama al dador alegre» (2 Corintios 9:7). Ese es uno de los pilares del plan económico de Dios. Es más, Él ha dispuesto que el camino de la abundancia se labre con liberalidad. Su Palabra dice: «El alma generosa será prosperada» (Proverbios 11:25).

Naturalmente, es posible que esa prosperidad no siempre sea en sentido material. Hace poco me enteré del caso de  una mujer que contribuyo con 10 dólares al mes para el mantenimiento de un niño pobre de la India. A través de la organización Save the Children aportó mensualmente esa suma hasta que el niño cumplió 18 años. Cada tanto el chico le enviaba notas de agradecimiento e intercambiaban correspondencia. Treinta años más tarde la señora recibió una llamada de él y se conmovió hasta las lágrimas cuando supo que, gracias a ella, él había podido estudiar, se había convertido en un exitoso empresario y estaba contribuyendo para la manutención de 1.000 niños pobres. Todo gracias a que ella lo ayudó con esos 10 dólares al mes.

Entonces el Rey dirá a los de Su derecha: «Venid, benditos de Mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a Mí».

Entonces los justos le responderán diciendo: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a Ti?»

Y respondiendo el Rey, les dirá: «De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos Mis hermanos más pequeños, a Mí lo hicisteis».

—Jesús, en Mateo 25:34-40

2 Corintios 9:7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.

Malaquías 3:10 Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.

Proverbios 11:24 Unos dan a manos llenas, y reciben más de lo que dan; otros ni sus deudas pagan, y acaban en la miseria.

¿Te golpeó la crisis económica? Esta podría ser la solución.
Scroll hacia arriba