Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar

No perdamos el enfoque real en nuestra vida. Las pequeñeces muchas veces nos desvían y distraen del verdadero paisaje, de las cosas grandes que Dios tiene para nosotros.. démosle a Él, el lugar que merece…

El Primer lugar.!

Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar
Scroll hacia arriba