Inicio » Devocional » LAS LUCES TE GUIARÁN A CASA
LAS LUCES TE GUIARÁN A CASA

LAS LUCES TE GUIARÁN A CASA

#NoticiasCristianas

Era de noche. Me dirigía a casa con las ventanillas del auto bajadas, y el viento me revolvía el cabello. Aunque sonaba la radio, mayormente me encontraba absorta en mis pensamientos, hasta que me llamaron la atención las primeras frases de la canción Fix You, de la banda Coldplay.

Cuando lo intentas todo, pero no tienes éxito,
cuando obtienes lo que quieres, pero no lo que necesitas,
cuando te sientes muy cansado, pero no puedes dormir…
Escuché el resto del tema y descubrí que era como si estuviera escuchando un relato, el de mi propia vida.
Las luces te guiarán a casa…

La canción terminó justo al llegar a casa. «Las luces te guiarán a casa», repetí. ¡Qué pensamiento tan sencillo y, sin embargo, tan profundo! Me recliné y cerré los ojos. «Te agradezco que Tu luz siempre me haya conducido a casa», oré.

Recordé muchos momentos en que me sentí sola, perdida, confundida… Y entonces la luz del amor y la bondad de Dios me condujo a casa, me llevó de nuevo a Sus tiernos brazos. Esa luz se me ha presentado de múltiples formas: una amiga que vino a verme justo en el momento oportuno; mis padres; un desconocido que influyó en mi vida y mi modo de pensar; y como es natural, el amor de mi vida, mi marido, cuya pasión por la vida ha sido en muchos momentos como el sol cuando se abre paso entre las nubes en un día tormentoso.

Me di cuenta de que la luz del amor divino siempre ha brillado en mi corazón. Nunca se ha apagado, nunca se ha quedado sin energía, nunca ha mermado. Cada vez que me he detenido a mirar, ahí estaba, lista para conducirme a casa.

Jesús dijo a Sus discípulos: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida»1. Él es un faro de esperanza, una luz que nos guía y nos indica el camino que debemos tomar para llegar a nuestro destino, un resplandor que nos hace sentirnos amados en los momentos en que pensamos que no nos lo merecemos. Cuando alzamos la mirada y hacemos caso omiso de lo que nos rodea, percibimos el fulgor de Su luz.

Cada vez que me he detenido y he levantado la mirada, la luz me ha conducido a casa. Y sé que así será siempre.
Salmos 32:8 (NVI)
El Señor dice:
«Yo te instruiré,
yo te mostraré el camino que debes seguir;
yo te daré consejos y velaré por ti.

Proverbios 3:5-6 (NVI)
Confía en el Señor de todo corazón,
y no en tu propia inteligencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
y él allanará tus sendas.

Juan 16:13 (NVI) Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.

Ver Contenido Completo