21 de Febrero: Sígueme y caminemos juntos

Escucha:

“Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.” (Lucas 24:15)

Piensa:

Una noche de primavera . . . y dos hombres que van por el camino a Emaús, entristecidos por la muerte de su maestro, doblegados bajo su carga, cuando de repente Otro los alcanza mientras caminan. Un Extraño acomoda su paso al de ellos mientras hablan con intensidad de lo que está en su corazón, impulsados por un gozo profundo. Cuando llegan a Emaús se resisten a dejarlo ir, así que lo obligan a quedarse y compartir su sencillo alojamiento. Y mientras Él parte el pan . . . lo reconocen. Saben que es el Señor.

¡Oh, que Él nos alcance mientras andamos por la senda de la vida! ¡Que su luz radiante se derrame a lo largo de nuestro camino de tristeza . . .! ¡Oh, que Él venga a reanimar el corazón y a aligerar la pesada carga, y que camine con nosotros como lo hizo hace tiempo en el camino a Emaús!

Tome el camino . . . el camino solitario, con valor y sin temor; listo para el viaje cuando las sombras del crepúsculo desaparezcan . . . Dios, cuyo amor es omnipresente, ¿nos abandonará en ese momento? ¿Se olvidará del pacto que ha hecho con los hombres?

Jesús nunca envía a un hombre solo. Él abre un camino claro a través de la espesura y de los bosques y después llama en voz baja: “Sígueme. Continuemos juntos, tú y yo.” Él ha estado en todos los lugares donde se nos llama a ir. Sus pies han allanado una senda a través de toda experiencia que nosotros encontramos. Él conoce todos los caminos y los conoce bien: el camino que atraviesa el valle de la desilusión con sus sombras oscuras; la senda escarpada de la tentación que pasa a través de barrancos pedregosos y hondonadas resbaladizas; la senda estrecha del dolor, donde las zarzas llenas de espinas — con sus pinchazos y su ardor — crecen tan cerca del camino de los dos lados; el camino vertiginoso por las alturas de la victoria; el viejo camino trillado de la rutina de la vida diaria. Las sendas diarias Él las ha recorrido y glorificado y las recorrerá de nuevo con cada uno de nosotros. La única manera segura de viajar es teniéndolo a Él a nuestro lado y que Él esté en control.

Ven y comparte conmigo el camino, amado Que haga buen tiempo o mal tiempo; Dos avanzan con más rapidez que uno solo, Así que vayamos juntos.

Un trecho de l libro Roadmates” [Compañeros en el camino] de John Oxenham dice: “Después de una marcha larga y difícil por montañas y glaciares peligrosos del Antártico, un explorador del polo sur dijo a su líder: “¡Tuve un sentimiento curioso durante la marcha de que había otra Persona con nosotros!”

¡Otra Persona! ¡Él siempre está presente para marchar al lado de los que confían en Él!

¡Tome su mano y camine con Él!

Ora:

Señor, no sueltes mi mano en ningún momento. Camina conmigo por los lugares a los que Tu maravillosa voluntad desee llevarme. Amén

Powered by WPeMatico

21 de Febrero: Sígueme y caminemos juntos
Scroll hacia arriba