25 de Octubre: Cuida de Ti

Escucha:

Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre. (Hebreos 13:5-6)

Piensa:

¿Te acuerdas cuando, siendo niño, tenías que entregar un proyecto escolar? Todo el asunto parecía abrumador hasta que tu padre o tu madre decían: «Deja que te ayude con eso». Escuchaba tus ideas y te ayudaba a comprar lo necesario. Por fin llegaba el día de montar el proyecto. En lugar de hacer el trabajo por ti, ellos se limitaban a hacerte sentir su presencia mientras tú hacías la labor, y te alentaban con frases como: «Eso está muy bien», y «¡Vaya! ¡Estoy impaciente por verlo acabado!». Sus palabras estimulaban tu confianza y te espoleaban.

Tu Padre celestial te brinda ese aliento del tipo «Eso está muy bien, hijo, sigue adelante». ¡Habla de edificar tu confianza! Cuando te enfrentas a una situación difícil, Él está junto a ti, pronunciando palabras positivas sobre ti, diciéndote que tienes madera para ser lo mejor que puedas llegar a ser. Y, aunque no tomará las riendas —por- que, después de todo, quiere que aprendas de la experiencia—, te aconsejará sobre la marcha.

Lo que nuestras figuras de autoridad, Padre, Madre, Abuelos o personas de confianza, amigos, vecinos hicieron por nosotros al darnos confianza y su ayuda al realizar una tareas, Dios lo hace con nosotros todos los días de nuestra vida.

Por ello te pregunto: ¿Qué afrontas hoy? ¿Necesitas un ayudador? Dios es el mejor de todos. Solo con saber que está a tu lado tu mente se relajará y hallarás la energía necesaria para las tareas a las que te enfrentas.

Ora:

Padre, ¡soy tan feliz de tenerte a mi lado, susurrando palabras de aliento! Eres la mejor ayuda posible. Gracias por tomar mis temores y sustituirlos por confianza divina. Amén

Más Palabra Edificada/Valor:

-«No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.» Isaias 41:10

-«Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré.» Éxodo 15:2

-«Jehová es mi fortaleza y mi escudo; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré.» Salmos 28:7

-«Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.» Salmos 31:2

-«Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.» Salmos 46:1

-«Misericordia mía y mi castillo, Fortaleza mía y mi libertador, Escudo mío, en quien he confiado; El que sujeta a mi pueblo debajo de mí.» Salmos 144:2

-«Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicción, refugio contra el turbión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro.» Isaias 25:4

«Oh Jehová, fortaleza mía y fuerza mía, y refugio mío en el tiempo de la aflicción, a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho.» Jeremias 16:19.

Powered by WPeMatico

25 de Octubre: Cuida de Ti
Scroll hacia arriba